Con el estreno de la película “Proyecto Géminis” se inaugura una nueva tecnología de vanguardia. El visionario director Ang Lee transformó el largometraje en una revolución audiovisual al filmar con la tecnología 3D+.

El sistema es un formato digital evolutivo con una velocidad de 60 fotogramas por segundo (fps). Es más del doble en velocidad de fotogramas comparado con una película tradicional. Permite al público una experiencia 3D amplificada y totalmente inmersiva.

Con 60 imágenes 3D proyectadas por segundo, derivadas de un prístino máster de 120 cuadros por segundo, el 3D+ renderiza las imágenes más cerca que nunca para el ojo humano, colocando al espectador en el centro de la acción.

Más imágenes significan más profundidad, permitiendo a los espectadores ver y experimentar mucho más en el cuadro.

Esta combinación elevada de rendimiento y acción de la tecnología 3D+ entrega a la audiencia un viaje emocional, transmitiendo el espectáculo visual exacto que deseaba el cineasta.

La evolución en la narración visual ofrece al público la experiencia cinematográfica más inmersiva que se puede disfrutar actualmente en un cine.

A continuación, pueden ver un video especial donde el director y productor cuentan detalles sobre la tecnología y como esto representa una experiencia audiovisual completamente nueva para los espectadores, por lo que deben verla en salas 3D para disfrutar al máximo todas las increíbles escenas de acción de Proyecto Géminis a través del mundo.