La filmografía de Sean Connery es exquisita. Actor británico de descendencia irlandesa e inglesa, ha participado en más de 70 películas haciendo distintos roles, tanto protagónicos como de reparto. Su versatilidad es característica de pocos, lo que le ha valido respeto y reconocimiento a nivel mundial.

Connery comenzó como actor secundario en programas de televisión por allá en 1956, pero alcanzó la fama seis años después cuando interpretó por primera vez en pantalla al agente “007 James Bond”, creado por el novelista Ian Fleming, en el filme “Dr. No” en 1962. La explosión de su figura fue inmediata. La aparición de este “gentleman” en el cine no dejó indiferente a nadie, y las películas del agente al Servicio Secreto de Su Majestad fueron un boom cinematográfico por aquellos años. La estampa de Connery, su porte, aspecto varonil y su rudeza al momento de actuar, fue seguido y aplaudido por millones de personas alrededor del globo, convirtiendo tanto al súper agente como al mismo Connery en estrella de Hollywood.

Sean filmó en total seis películas del agente “con licencia para matar” para la compañía “Eon Producciones”, que es la dueña de la marca “007 James Bond”. Ellas son:

  • “Dr. No” (1962)
  • “De Rusia con amor” (1963)
  • “Goldfinger” (1964)
  • “Operación trueno” (1965)
  • “Solo se vive dos veces” (1967)
  • “Los diamantes son eternos” (1971)

Al final del rodaje de “Solo se vive dos veces”, Connery, preocupado de no querer vivir encasillado con el agente abandona el personaje cediendo el lugar a un joven modelo británico llamado George Lazenby, quien filmaría únicamente “Al Servicio Secreto de Su Majestad” en 1969 (película mítica de la franquicia ya que en ella Bond contrae matrimonio… sí! Se casa!), pero Sean retomaría el papel en 1971 para filmar “Los diamantes son eternos”. El tiempo y la cantidad de películas que ha realizado le terminaron dando la razón, aunque para muchos, sobretodo para la generación de nuestros padres, Connery es considerado el mejor Bond de la historia.

Afiche de "Nunca digas nunca jamás"

Afiche de “Nunca digas nunca jamás”

Sin embargo, “Los diamantes son eternos” no sería la última película en que Connery se vestiría del agente “doble cero”. En el año 1981 (cuando Roger Moore ya llevaba cinco películas bebiendo “Martini agitado, pero no revuelto”), la Metro-Goldwyn-Mayer compra la compañía Eon Producciones, lo que produce un problema de derechos entre ellos y otro actor: Warner Brothers. Mientras el litigio estaba en vigencia y la compañía dueña hasta ese entonces estrenaba la mundialmente famosa “Octopussy” (1981) también protagonizada por Roger Moore, la compañía Warner hace una jugada arriesgada y contrata a Connery para filmar la película que conocemos como “Nunca digas Nunca jamás” (1981), título alusivo al propio Connery y su antigua negativa de volver algún día a interpretar el personaje. Ambas películas del agente se estrenaron ese mismo año. Lo único claro y cierto por este entonces es que esa sería, efectivamente, la última película de James Bond que interpretaría Connery.

Siendo ganador de un premio Oscar como Mejor Actor de Reparto en 1988 por “Los intocables” (dirigida por Brian de Palma), son decenas las nominaciones y galardones que ha recibido en distintos festivales de cine a nivel mundial. Ha incursionado en muchos géneros cinematográficos, y en películas de mucho éxito también, por lo que su versatilidad es a toda prueba.

En el año 2000, Sean Connery fue investido como “Sir” por la Reina Isabel II, obteniendo el título de “Sir Thomas Sean Connery” (“Thomas” por su abuelo irlandés). Entre otros títulos más o menos importantes (juzgue usted) tenemos que en 1989 fue votado como el “El hombre vivo más sexy” por la revista “People”, y en 1999 fue elegido “El hombre más sexy del siglo”.

Estas son algunas (repito, algunas) de las películas que usted no se puede perder de Connery:

  • “Dr. No” (1962)
  • “Marnie” (1964), dirigido por Sir Alfred Hitchcock
  • “Goldfinger” (1964)
  • “Zardoz” (1974)
  • “Los intocables” (1987)
  • “Indiana Jones y la última cruzada” (1989)

Connery ha utilizado el megáfono de director en solo una ocasión, y fue para el documental llamado “The Bowler and the Bunnet” (1967). Todo lo demás ha sido aplausos y ovaciones desde el set, como a él le gusta.

Por Daniel Bernal

En Twitter: @BernalusTwit

Información: IMDB.com

Fotografía: Diorama143.blogspot.com