¿Qué pasaría si Superman o cualquier superhéroe con poderes inimaginables, en vez de causar el bien buscara el mal? Es la brillante idea plasmada en Brightburn, la película del director, David Yarovesky, que no está basada en ningún comic y que busca el mezclar, indudablemente, el mundo de los supervillanos con el suspenso.

La cinta cuenta la historia de un matrimonio compuesto por Tori (Elizabeth Banks) y Kyle Breyer (David Denman), quienes no pueden tener hijos. Sin embargo, un día de la noche a la mañana e inexplicablemente encuentran a un bebé abandonado en el bosque, a quien terminan criando como si fuera su propio hijo (Jackson A. Dunn). Lamentablemente, cuando este cumple 12 años comienza a tener actitudes distintas a los niños de su edad, entre ellas el desarrollo de super poderes, los que utilizará de manera malévola.

Desde mi punto de vista, Brightburn cumple con ser parte de los largometrajes de superhéroes, pero no logra llegar al terror que prometía su tráiler. Esto se debe a que un film, específicamente de suspenso, no puede tener siempre las mismas estrategias para intentar perturbar o preparar al espectador para un scream, ya que produce que sea una entrega plana, sin gracia y sin sorpresa para quien la está viendo.

Hay tres factores que me molestaron muchísimo: En primer lugar el que no se usara trípode en la filmación, lo que causaba que todas las escenas tuvieran cierto tiritón (el cual no era justificado); el uso excesivo de la cámara en “automático” al momento de realizar los desenfoques y enfoques; y finalmente, una breve escena donde con CGI se hizo un recién nacido que realmente era digno de las muñecas flotantes de Titanic. Esto último me fue la gota que rebalsó el vaso.

En cuanto al guion, me pareció una película sumamente predecible. Esto tal vez, no me hubiera sido tan notorio si no se hubiera dejado en claro antes que el personaje era lo contrario a los superhéroes que todos admiramos, por lo que finalmente supe de principio a fin todo lo que pasaría.

Si me preguntan por lo destacable, para mí lo mejor de esta cinta es su banda sonora, debido a que fue lo único que en algún momento me causó tensión y un leve salto. Esta es totalmente acorde a todo lo que se muestra en escena. También, debo decir que tiene muy buenas actuaciones, como la de Elizabeth, quien realmente se veía afligida por su hijo y asustada por la situación.

Si buscas terror con Brightburn no lo tendrás, pero si quieres acción y destrucción total lo tendrás por montón, por lo que su posibilidad de éxito no es del todo clara.

Por Francesca Massone C.

Sígueme en @France_massone