Malorie (Sandra Bullock) es una mujer con un embarazo avanzado quien junto a su hermana, un día cualquiera, son víctimas de una terrible epidemia que está azotando al mundo entero. Los que se salvaban del contagio, era por la única razón de que no miraban en dirección a la gigantesca sombra que cubría el cielo; sin embargo, aquel que lo hacía, cometía suicidio de las formas más dolorosas y poco convencionales posibles. Nuestra protagonista logra entrar a una casa en donde ninguno de los habitantes estaba infectado, por lo que se quedan juntos sin saber qué es lo que los azota y cuánto tiempo durará.

Cinco años después, junto a dos pequeños niños, deciden ir río abajo con el fin de llegar a algún lugar en donde no se cierna la maldad.

“Bird Box”, su nombre original, hace alusión al hecho de no ver. Es una jaula de pájaros con el saco para dormir puesto. Nuestros protagonistas andan con vendas en los ojos todo el filme y se lo quitan solo al interior de la casa, la cual tienen acondicionada sin ninguna abertura que permita mirar al exterior.

Un hecho curioso de la película son los actores importantes que actúan pero que tienen pocos minutos en pantalla. Si bien no es un hecho original, es, por lo menos, novedoso. Es el caso de Sarah Paulson y John Malkovich.

Hace tiempo que la tendencia del suspenso y del terror son de temáticas en donde la maldad no necesariamente debe ser visible para el espectador. Muchos directores hace muchos años atrás mantenían esta teoría. Es la razón, por ejemplo, de que el monstruo de Alien no tiene ojos, o que la tan de moda serie “La maldición de Hill House” utiliza el recurso del ruido para provocar terror, y vaya que funciona. En este filme, nosotros, al igual que los protagonistas, no vemos la sustancia que los aterroriza, nos pasan a nosotros también la imposibilidad de mirar hacia el cielo. Pero para caminar por estos caminos pedregosos hay que tener cierto bagaje en este tipo de terror, como lo que pasó en “No respires”, que se parecen en el efecto de no poder respirar para no ser oído, y que tiene mucho más mérito que “A ciegas”.

Esta es una película a la que le falta ritmo, a veces abusa del detalle, pero que comienza muy bien ya que me hizo recordar el inicio de “Cell” de Stephen King, pero que no logra mantener el suspenso y esas ganas de saber qué es lo que no los deja mirar al cielo desde hace cinco años.

La puede ver en Netflix.

Por ©Daniel Bernal
En Twitter: @DanielBernalY

 

Ficha Técnica:
Título: A Ciegas (Bird Box)
Director: Susanne Bier
País: Estados Unidos
Duración: 124 minutos
Elenco: Sandra Bullock, Trevante Rhodes, John Malkovic