Richie Furst (Justin Timberlake), un estudiante de Princeton presionado por su deuda con la universidad, apuesta todo su dinero en el póker online. Tras perderlo todo, confirma sus sospechas de que ha sido estafado, por lo que decide ir a Costa Rica a confrontar a Ivan Block (Ben Affleck) el CEO del sitio de apuestas. La respuesta de Block termina siendo sorpresivamente generosa, pues no sólo se disculpa por lo sucedido sino que le propone una irresistible oferta laboral. Dejando de lado sus planes futuros de trabajar en Wall Street, Furst acepta seducido por el nuevo estilo de vida que el negocio le ofrece, sin sospechar las nefastas consecuencias de su decisión.

“Apuesta máxima” es dirigida por Brad Furman, el mismo director de “Culpable o inocente” (“The Lincoln Lawyer”, 2011) una de esas películas que afuera de EE.UU. casi nadie fue a ver, pero que valía cada peso del boleto de entrada. El talento de Furman en esta película se nota en el buen ritmo y el nivel de las actuaciones, más no en el resultado final pues la historia deja bastante que desear.

La dupla de guionistas Brian Koppelman y David Levien, quienes escribieron “Apuesta final” (“Rounders”, 1998) y “Ahora son 13” (“Ocean’s Thirteen”) tienen experiencia en describir los universos ludópatas, sus estafas y luces, sin embargo, en esta oportunidad no logran solidificar la trama, pues el tema está más cerca del cine de mafia que al del mundo de las apuestas, y lo que queda está al límite de lo verosímil y el estereotipo.

Otro de los problemas de este “thriller”, es que pese a las patadas y persecuciones mínimas, nunca sentimos —salvo un par de excepciones (un solo par)— que los personajes estén en un verdadero peligro, más allá del desastre financiero o legal. A veces un personaje desaparece y se teme lo peor, pero nunca lo vemos en desgracia. Algo así como el genocidio de “La amenaza fantasma”.

En esta película también se echa de menos una profundidad respecto al universo en el que se desarrolla. No basta mencionar las cualidades de los personajes, es necesario verlas. Lo mismo con el aspecto moral. Al igual que el personaje de Tom Cruise en “Fachada” (“The Firm”, 1993) Richie Furst además de lidiar con quienes le rodean, debe hacerlo con el FBI y velar por los intereses de su ludópata padre (el lastre del personaje, como el hermano preso de Cruise). Pero en el caso de la cinta de Sidney Pollack del 93, había un ethos claro. En “Apuesta máxima” en cambio, lo que se gana no vale tanto moralmente como para que valga la pena hacer una película sobre esta lucha. Por lo tanto, lo que queda es el espectáculo. Y aún así no hay mucho más. La fiesta a la que llega el personaje de Timberlake después de unos cuantos deus ex machina en el segundo acto, aunque la hagan parecer la fiesta más cool de Centroamérica, recordará más al circo de los tachuela que a otra cosa.

La película en todo caso cumple con la premisa de entretener y eso es mérito de Furman, sin duda. Pero la trama tiene más agujeros que un colador y sus explicaciones son demasiado evidentes. Básicamente la mitad de los diálogos son esclarecimientos de algo que debiera mostrarse sub-textualmente.

Al menos la película puede venderse gracias a un casting estelar. Un multiplatino cantante pop que actúa decentemente y un actor/director/productor ganador del Oscar a la mejor película del año. Lamentablemente, los roles son acá el problema, no el nivel histriónico.

Por ejemplo, Justin Timberlake representa a un graduado, pese a tener 32 años. Su aspecto juvenil permite una caracterización creíble pero, de nuevo, al límite de lo verosímil. Probablemente será la última vez que lo veremos hacer de un estudiante, pues las patas de gallo (léase “viejazo”) están a la vuelta de la esquina. Por otro lado, Affleck interpreta a este lord tránsfugo del póker, de quien su misterioso pasado promete sabrosas infidencias que a la postre nunca llegan.

Con los secundarios es lo mismo, buenas actuaciones, pésimos personajes. Gemma Arterton interpreta a Rebecca Shafrán, la novia/ex-novia de Block/interés amoroso de Furst quien no es más que una niña bonita en esta historia. Sin motivaciones aparentes, ella decide ir de un lado para otro sin otra explicación más que una línea de diálogo.

Sin duda, esta película es otra producción intrascendente made in Hollywood, pues entretiene, pero sólo funciona por estar hecha según una fórmula y, para ser más claro, con las costuras a la vista. Por lo tanto, al momento de ir al cine, habrá que tomar la experiencia con cautela, sin expectativas, y una vez que se abandone la sala, tener resignación y no sentir sin arrepentimiento.

©Hugo Díaz

 

Apuesta máxima

(Runner Runner)

Dirección: Brad Furman

Guión: Brian Koppelman, David Levien

Elenco: Justin Timberlake, Ben Affleck, Gemma Arterton, Anthony Mackie, Yul Vazquez, John Heard

EE.UU., 2013, 91 minutos