Los monstruos llegan de muchas formas.

Antes que nada, hay que señalar que nos encontramos de sopetón con el estreno de esta película. Primero pensé que era yo quien por uno u otro motivo no me había enterado, pero no, J.J. Abrams (productor de esta cinta y de otras de la talla de ‘StarWars el despertar de la fuerza’ y la mismísima ‘Cloverfield’ del 2008) lo mantuvo en secreto por mucho tiempo, y en solo 2 meses tuvimos promoción y estreno, un astro.

La trama dice así: Michelle (Mary Elizabeth Winstead) sufre un violento accidente automovilístico en una solitaria carretera quedando varada al costado del camino. Cuando despierta lo hace en una pieza desconocida, con una pierna atada a una pared. Su custodio es un hombre tan bonachón como paranoico llamado Howard (John Goodman), quien le informa que él la rescató no solo del auto sino del infierno que se está viviendo afuera: existe una lluvia ácida debido a pruebas nucleares y muchas otras suposiciones totalmente apocalípticas. De paso, ella no es la única foránea que reside ahí, también lo hace otro “rescatado” llamado Emmer (John Gallagher Jr.). Los tres habitan en un búnker construido por el mismísimo Howard bajo su casa, un lugar seguro y lleno de comodidades, mucha luz, sin carencias de ningún tipo. Pero Michelle no está del todo segura de que afuera las cosas estén tan feas, y eso, sumado a algunos descubrimientos más, hacen que sospeche del dueño de casa. Y bueno, nosotros también.

La película está dirigida por un novato Dan Trachtenberg, de hecho esta es su opera prima en cuanto a largometrajes se trata. Si bien la dirección es cuidada faltó “ambiente” en momentos cruciales de la trama. Una diferencia notoria entre este filme y ‘Cloverfield’ es que acá no se utiliza la técnica “foundfootage” o “cámara en mano” como en su predecesora (y con gran éxito por lo demás), que simula una filmación anterior guardada en una cámara de video encontrada por los mismos protagonistas de la película, recurso muy utilizado sobre todo en cintas de terror. Si no, recuerden el éxito de ‘El proyecto de la bruja de Blair’, la cual costó US$300.000.- y recaudó US$140.530.000.- solo en Estados Unidos. Acá la filmación es normal y en orden temporal.

Debido a que el 90% del filme transcurre dentro del búnker se podría pensar que es una película claustrofóbica pero no lo es. El lugar se nota amplio y espacioso, muy iluminado, se ocupan muchos rincones cual casa normal. El encierro ayuda a mantener la constante tensión entre los protagonistas, pero no lo traspasa al espectador, excepto cuando realmente tiene que hacerlo.

En cuanto al casting, sin duda que John Goodman se lleva los aplausos, interpretando a un tipo meticuloso, que raya en lo maniático, dándole al personaje un aire perfecto entre la intriga y la inocencia.

Película que funciona, que tiene buen suspenso y mantiene la expectación. Floja en algunos gags y escenas ya vistas en otras películas pero funcionan igual.

La pregunta ya la deben haber escuchado: ¿Es ‘Avenida Cloverfield 10’ la secuela de ‘Colverfield’ del 2008? La respuesta es: Tienen que verla.

 

 

Por ©Daniel Bernal

@BernalusTwit

 

Ficha Técnica:

Título: AvenidaCloverfield 10 (10 Cloverfield Lane)

Director: Dan Trachtenberg

País: Estados Unidos

Duración: 103 minutos

Elenco: John Goodman, Mary Elizabeth Winstead, John Gallagher Jr.