Crítica de cine: Cantos de Represión

Mucho se está hablando en este último tiempo acerca de Colonia Dignidad – Villa Baviera. Películas y series como “Dignidad”, “Colonia Dignidad”, por nombrar algunas, se han realizado con distintos presupuestos y producciones internacionales. Pero todos con el mismo foco, interiorizarse en la mente de aquellos colonos alemanes que fundaron la villa, dieron educación y salud a lugareños de la zona, pero que también protagonizaron horrorosos abusos sicológicos, físicos y sexuales, torturas, crímenes y esclavitud. Todo en la más completa impunidad durante décadas.

Precisamente, “Cantos de Represión” viene a indagar en esta pesadilla situada en el sur de Chile, pero con la sutil diferencia que se atrevió (y logró) conversar con gente mayor que aún viven en Villa Baviera y que de una u otra manera presenciaron y vivieron durante décadas los abusos de Paul Schäfer cuando aún se llamaba Colonia Dignidad.

Esta producción danesa-holandesa-chilena se centra en uno de los guías para turistas con los que cuenta la Villa, y que era un niño para cuando estos crímenes se cometieron. Él incluso lleva a la producción al lugar en donde aún existen fosas comunes. En la Villa, por acuerdos de sangre entre el alemán Schäfer y Manuel Contreras (el “Mamo”, Director de la CNI y de la DINA, brazo derecho de Augusto Pinochet en las décadas de los 70s y 80s), se permitió torturar y enterrar a presos políticos de la dictadura, los que hoy podríamos reconocer como “detenidos desaparecidos”.

Aparte de su testimonio también somos testigos de la opinión de más habitantes, y he aquí lo interesante, hay opiniones divididas al querer explicar lo que en la Colonia sucedía, algunos hablan con horror y hasta con desahogo de poder abrir la boca años después. Otros, sin embargo, buscan en palabras entrecortadas justificar lo que allí ocurría, los métodos empleados que para ellos, lo más probable, pasaban a ser parte de su normalidad.

El documental ganó en el Festival de Valdivia el 2021 y FIDOCS, así como también en otros destacados festivales europeos.

Como documental, sus directores Estephan Wagner y Marianne Hougen-Moraga entregan una pieza audiovisual de ritmo lento, en donde hay mucho de testimonio y poco de “canto”. Si usted busca acción, este no es su documental, pero si lo que desea conocer es esa doble mirada en los residentes de Villa Baviera entonces debe ver este documental y formarse usted también su propia impresión.

Daniel Bernal
@DanielBernalY

@Sunderland_LA

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *