Hijo de Trauco, un secreto muy bien guardado

Jaime (Xabier Usabiaga) es un chico de catorce años que vive en Punta Chucao (islote ficticio en la Isla de Chiloé) junto a su madre Aurelia (Daniela Ramírez) y su abuelo (Alejandro Trejo). Le gusta la poesía y, a diferencia de sus coterráneos, no cree en la mitología chilota. Nunca conoció a su padre ya que se fue a vivir al Norte cuando Jaime aún estaba en el vientre materno. La ansiedad por la ausencia paterna y, de paso, las ganas de abandonar la isla, lo hacen participar en un concurso de poesía en el colegio. Con el dinero del premio viajaría al Norte para reunirse con su padre. Sin embargo, irá poco a poco conociendo detalles escabrosos de lo que realmente ocurrió con papá: había cometido suicido arrojándose al mar.

Jaime junto a su futura novia Violeta (Ignacia Téllez) irá en búsqueda de esa verdad, la cual se va recogiendo dolorosamente a través de cada personaje de la isla. Alejo (Luis Dubó), padrastro de Violeta y quien tiene muy malas costumbres, le contará una versión de la historia, su madre le contará otra, la Machi de la isla (María Izquierdo) una distinta, lo que inevitablemente creará mucha confusión y dolor en la mente de Jaime. Con esa misma pena y también entereza, irá uniendo estos trozos de historia para llegar finalmente a saber qué fue lo que ocurrió con su desventurado padre.

Este es el hilo central en el que se basa “Hijo de Trauco”, ópera prima del director chileno Alan Fischer. Filmada íntegramente en la Isla de Chiloé (en parajes espectaculares e idílicos como las playas Rosaura y Lechagua, isla Aucar, Caulín, Aguantao y Rilán), es una película de una calidad que sorprende por sus imágenes y una historia muy bien contada. Nos regala matices mitológicos entretenidos y sorprendentes, y cada personaje aporta un trozo de historia para crear la estructura base del film.

La Pincoya, el Basilisco y, por supuesto, el Trauco, aparecen representados en la película con imágenes reales y otras hechas por computadora, regalándonos visiones marinas maravillosas. La música que acompaña cada imagen del filme (Miranda y Tobar) calza a la perfección, y destaca con sonidos y melodías que van de la mano con las imágenes que estamos admirando. Es un soundtrack muy placentero y lleno de detalles por si quieren oírlo en el living de sus casas.

Así como el director debuta en esta película, también lo hacen sus actores protagónicos. Mientras Ignacia Téllez desarrolla una interpretación algo plana, Xabier Usabiaga, el protagonista, cumple con un correctísimo papel. Transmite la angustia que puede provocar en un adolescente las conjeturas que se tejen acerca de la historia de su padre conforme el filme avanza, y eso se agradece, porque logra que el espectador se haga parte de ese sentimiento. En cuanto a los actores con más experiencia, Luis Dubó convence con un papel enérgico, duro y cruel, creando un arquetipo del hombre que, como él mismo dice, nació en el mar pero es de fuego… Alejandro Trejo está simplemente brillante como el abuelo de Jaime, creando un personaje doloroso, que contiene mucha ira, y quien sabe si se debe al secreto mejor guardado de la isla y que Jaime estará a punto de conocer. María Izquierdo es la Machi de la isla, en un papel menor, mientras que Daniela Ramírez representa a una madre angustiada siempre en un tono pesimista, encerrada en un papel que no logra explotar muy bien.

“Hijo de Trauco” durante 2012 fue una de las finalistas de la categoría Primer Corte de Ventana Sur en Buenos Aires, resultó una de las ganadoras de la categoría “Work in Progress” del Festival Internacional de Cine de Viña el año pasado y tuvo un flamante estreno internacional ante 1.200 personas en el Festival de Cine de La Habana, Cuba, también en 2013.

Conversando con Alan Fischer y Luis Dubó, ambos relataban alegremente que el estreno en la isla de Chiloé fue muy bien recibida. Los mismos lugareños hacen de extras en varios pasajes del filme, por lo que sienten la película como suya propia.

Poesía y mitología se unen en esta película “buenita”, el cual es mi propio nuevo término universal para decir que es una película “buena-y-bonita”.

©Daniel Bernal

En twitter: @BernalusTwit

Director: Alan Fischer
Elenco: Xabier Usabiaga, Luis Dubó, Alejandro Trejo, Daniela Ramírez, María Izquierdo, Ignacia Téllez
País: Chile
Duración: 93 minutos