Qué reconfortante es ir al cine y salir optimista… estar viendo una película, creer que va a tener lugar un determinado desenlace, por todos los clichés que uno trae en la cabeza de todas las películas románticas que ha visto, y que el director te sorprenda con un desenlace inesperado, con giros en la historia que te desarman lo que uno podría dar por sentado que ocurriría. Esto es, lo que al menos a mí me pasó, cuando fui a ver “La canción de tu vida” (“Begin Again”, 2013), drama romántico con un toque de sutil humor, dirigido por John Carney y protagonizada por Keira Knightley, Mark Ruffalo y el vocalista de Maroon 5, Adam Levine.

El filme narra varias historias en paralelo que van y vuelven del presente al pasado. Por un lado, la de un otrora exitoso productor musical de Nueva York –Mark Ruffalo– en decadencia, alcoholizado y melancólico en busca de una nueva estrella para su sello discográfico. Por otro, la de cómo la fama y el estrellato se interponen en la relación de pareja de dos jóvenes músicos interpretados por Keira Knightley y Adam Levine. Ambas líneas se cruzarán para mostrar a los personajes nuevas oportunidades, nuevos caminos y también nuevos riesgos.

Hay que destacar que John Carney, además de director, es también el guionista de esta cinta, tal como en sus anteriores películas “November Afternoon” (1996) o “Once” (2006), entre otras. Y es notable la interacción que logra, a través del guión, entre sus personajes, ya que retrata con precisión la falta de comunicación, la rabia o incluso la atracción que puede existir entre estos de una manera muy sutil, pero al mismo tiempo fácilmente perceptible, como si le estuviese haciendo un guiño al espectador.

Esta es una historia en donde los personajes se encuentran y crecen, en donde de los malos momentos obtienen la claridad para ver cuál será el siguiente paso que darán y qué estarán dispuestos a apostar para continuar el viaje de sus vidas. Todo esto acompañado de una excelente banda sonora compuesta de frescas canciones, originales de la cinta y que no suenan para nada a “otra canción más de música pop”. Los temas son interpretados por la propia Keira Knightley, quien nos impresiona con este nuevo talento, para muchos desconocido hasta el momento y, por supuesto, Adam Levine de quien ya conocíamos su gran voz, pero que en cambio sorprende, es esta ocasión, positivamente por la calidad de su actuación.

© Alejandra López