Crítica de cine: “Los tipos malos”

Pierre Perifel es un director, y animador, conocido sobre todo por haber estudiado en Gobelins, ser animador en Kung Fu Panda y sacar cortos como Le Building y otro llamado Bilby, saca bajo esta misma productora su nueva película animada: The Bad guys (Los Tipos Malos), la cual está basada en los libros de Aaron Blabey.

            Desde un principio se muestra el grandioso estilo de arte, el cual es muy cartoon comparadas con otras películas de Pixar o Disney, pero por lo menos al parecer este “trend” de hacer ver las escenas con colores brillantes está tomando fuerza desde el estreno de Spider-Man: Into The Spiderverse y ya se puede ver algo estilizado en producciones nuevas como Luca y Turning Red.

Funciona como una película de categoría “Heist” como La gran Estafa o Drive, siendo una parodia y al mismo tiempo un tributo a esta clase de películas. Fue hecha para el público objetivo de niños, teniendo animales como protagonistas; cada uno con su función y actitud bien remarcada desde un principio, el Lobo (Wolf) es la mente Maestra, Shark es el maestro del disfraz, Tarántula es la hacker, etc. Los chistes con ellos tienen muy bien “timing” y sacaron más de una carcajada en el cine, no habría sido posible hacer aquellos chistes sin algo tan bien escrito como la relación del equipo de ladrones, que se siente como una familia ya establecida. Lo que me sorprendió fue que ocuparon el hecho de tener personajes humanos con personajes animales de manera muy creativa y hace un buen trabajo en el subtexto sobre temas como el racismo. Por ejemplo, ellos son ladrones porque el mundo nunca les dio una oportunidad o trabajo, el personaje de Snake dice que no le gustan sus cumpleaños porque nadie iba cuando él era pequeño, porque solo lo veían como un monstruo. Obviamente otras películas han utilizado estos temas, pero en un mundo en que solo reinan animales, como en Zootopia y algunos shows renombrados ni si quiera mucha importancia que hay animales antropomórficos en su mundo, solo coexisten con las personas y ya, que es el caso de Bojack Horseman.     

La historia es simple y a veces predecible, lo cual no significa que esté mal escrita, al contrario, como ya se ha mencionado antes los personajes se siente reales a pesar de que los protagonistas sean animales. Hay algunos giros de tuercas (o más conocidos como “Plot Twists”) que son obvios desde un principio, aunque hay otros sinceramente me sorprendieron, razones obvias por las que no los nombraré, pues si deciden ir a ver esta película, vale la pena no hacer “Spoilers”.

No hay mucho más que decir, no es una película muy filosófica, sin embargo hay temas que valen la pena digerirlos un rato después de verla; es entretenida, chistosa y muy simpática, y hay que destacar que las escenas de acción, por poco que sean, están muy bien coreografiadas y aprovechan al máximo en hacer cosas que no se podrían en una película estilo Heist en vida real.

Escrito por Pedro Ascui

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *