En un barrio de clase media en la ciudad de Tomé, vive Jorge con su esposa y sus dos hijos. Él tiene un trabajo forestal y se nos presenta como un hombre humilde, trabajador y honrado. Una noche a pasos de su casa sufre el robo del aparato que utiliza para equilibrar los niveles de insulina. El asaltante es apodado “El Kalule” (Daniel Antivilo), conocido delincuente del barrio y que vive también a metros del lugar. Esa misma noche, el hijo de Jorge decide ir a buscar el aparato robado a su padre, y ahí comienza la pesadilla.

El director, Alejandro Fernández Almendras (“Huacho”, 2009), nos muestra una película tan oscura como cercana a nuestra realidad. Es una película concebida para que fuera así, dura, de planos generales, con la iluminación natural de la calle, para que nos sintamos parte de la experiencia, parte de la locación, para que así el espectador pueda empatizar aún más con su protagonista. Daniel Candia (“Sentados frente al fuego”, 2011) interpreta a Jorge, de quien nunca se podrá obtener más antecedentes que los ya mencionados. De hecho, se recaba poca información de sus personajes en general, lo que nos deja una película que afortunadamente no se sostiene en ellos, sino que en la delgada línea que existe al tratar de empatizar o no con su protagonista, de si nos disfrazamos de él y vamos a la carga, o lo miramos de lejos y lo dejamos solo…

Donde Alejandro se luce es en mostrar sutilmente la ineficiencia, desde el punto de vista del protagonista (lo recalco, de su protagonista), del sistema judicial de nuestro país. Burocracia, lentitud, negaciones, la frasecita “vuelva mañana” son recurrentes cuando la familia de Jorge se ve amenazada por el matón “Kalule”, y es inevitable sentir la impotencia de la familia al darse cuenta que la rapidez del papeleo policial va mucho más lento que las amenazas y atosigamientos del delincuente. Entonces, ¿qué se hace? Lo que de cierto modo todos esperan. La verdad, no es raro ver al tranquilo y remolón Jorge explotar en un punto que él sabe no tendrá retorno.

“Matar a un hombre” es la carta chilena para el Oscar 2015 como mejor película extranjera (83 filmes de todo el mundo buscarán la estatuilla). Viene precedida de varios galardones, entre ellos el premio a la mejor película en el Festival Sundance, Rotterdam (premio de distribución), IndieLisboa (mejor película), Miami (premio del jurado) y Cartagena de Indias (mejor director), entre otros.

Oscura, radiográfica y violenta, “Matar a un hombre” dará que hablar al público general, así como lo ha hecho en la crítica especializada.

©Daniel Bernal

En Twitter: @BernalusTwit

 

Dirección: Alejandro Fernández Almendras (AFA)

Elenco: Daniel Candia, Daniel Antivilo, Alejandra Yáñez, Ariel Mateluna

País: Chile

Duración: 82 minutos