Gru vive feliz junto a sus hijas adoptivas Margo, Edith y Agnes. A falta de trabajos criminales utiliza a su ejercito de esbirros, los “Minions”, en un intento de PYME de mermelada casera, lo que genera el obvio descontento de su principal secuaz, el Dr. Nefario. Todo bien (es decir, más o menos) hasta que Gru es reclutado por la Liga Anti Villanos (a través de una agente llamada Lucy) para que los ayude a capturar a un misterioso nuevo súper criminal que acaba de desarrollar una súper toxina capaz de transformar a cualquier criatura en una monstruosidad agresiva, morada e indestructible.

Esta nueva historia de “Mi villano favorito” es por lejos más absurda que la original, pero no por ello menos graciosa. Gru regresa con su horrible personalidad, pero en una versión de clásico anti-héroe, es decir versión papá, mucho más empático, pero no por eso menos villano. También están de regreso los ya clásicos e impredecibles “Minions”, quienes esta vez vuelven a robarse la película.

La sorpresa ya no existe, pero la aventura y la comedia si. Tres años han pasado desde que Illumination Entertainment presentó a sus personajes, quienes han logrado posicionarse pese a la ya extensa oferta de cine de animación, gracias al cable o TV Satelital y sus repeticiones. Porque todo este tiempo transcurrido ha permitido que la base de fanáticos crezca y quienes vieron “Mi villano favorito” en la TV puedan ahora tener una nueva oportunidad de seguirlos, esta vez en la pantalla grande. Acá estoy hablando por mi. Personalmente nunca tomé en cuenta la historia de Gru debido a la idiotizante sobreoferta publicitaria de cintas animadas de temática similar como “Monstruos vs. Aliens” (2009) o “Megamente” (2010). En aquél entonces no le di una oportunidad, de lo cual me arrepiento. Ahora, cada vez que me encuentro en la tele con la escena de la lectura del librito de los tres gatitos, me quedo pegado hasta que la película termine.

La secuela era inevitable y si tardaron tres años, qué más da, porque ya se les echaba de menos.

Recordemos que la trama de la primera película giraba en torno a robarse la Luna y ello la convertía en una película más “espacial”. Ahora la historia se guía por desenmascarar a un archi-criminal en una misión encubierta, por ello se siente algo más contenida, situando incluso parte importante de su metraje en el interior de un mall.

Para los guionistas, un paso lógico de esta segunda parte es buscarle una compañera a Gru y una posible madre a las pequeñas. Y como no hay nadie a la vista, obviamente la agente Lucy debe ocupar ese papel. Ella es un personaje nuevo, interesante al ser increíblemente eficiente en su trabajo, pero sin mucha inteligencia emocional.

La historia de la película es simple. Lo que muestra la evolución de los personajes yace en las sub-tramas, como la del enamoramiento pre-adolescente de Margo con el hijo de uno de los principales sospechosos y la forma en que Gru debe lidiar con esta situación.

Si el personaje de Gru es visto en su versión original, es decir, en inglés con la voz de Steve Carell (“Virgen a los 40”, 2005), será inevitable asociar la voz con la interpretación del actor en “El súper agente 86” (2008), debido a las semejanzas que trae la comedia slapstick. Sin embargo, la versión doblada que llega a la mayoría de nuestras salas de cine, hacen que la cinta sea igual de entrañable al conservar el mismo reparto de voces a la que estamos acostumbrados. Otro aspecto positivo es que el 3D está bien integrado y se disfruta, lo que elimina el arrepentimiento por pagar el sobreprecio de las entradas.

La pegajosa música del ultra talentoso Pharrell Williams vuelve a estar presente y forma parte de la esencia, la marca registrada de esta producción (para quien no lo ubique, escuche el tema “Get Lucky” de Daft Punk).

En “Mi villano favorito 2”, la simpleza de su historia central genera tiempo para una trama que aumenta la cantidad de situaciones rebuscadas, graciosas por lo absurdo, muchas de ellas a cargo de los “Minions”, a quienes siempre se les intenta retratar como mini-seres poseedores de diversas personalidades individuales, en la medida de lo posible. Ahora bien, esta gran cantidad de viñetas retrasan un poco el avance de la película y la vuelven en algo más predecible que su versión anterior.

De cualquier modo, pese a la repetición de diseño y estilo, la película se sostiene por si sola, genera carcajadas, entretiene y es ideal para un panorama familiar de vacaciones de invierno.

©Por Hugo Díaz

Dirección: Pierre Coffin, Chris Renaud

Guión: Ken Dauro, Cinco Paul

Elenco (voces en inglés): Steve Carell (Gru), Kristen Wiig (Lucy), Benjamin Bratt (Eduardo/El Macho), Russell Brand (Dr. Nefario), Steve Coogan (Silas), Miranda Cosgrove (Margo), Dana Gaier (Edith), Elsie Kate Fisher (Agnes); (voces en español) Andrés Bustamante (Gru), Andrea Legarreta (Lucy), Edgar Vivar (Silas), Alejandro Fernández (Eduardo/El Macho).

EE.UU., 2013, 98 minutos, todo espectador.

Disrtibuye ©UIP