El fenómeno de las redes sociales e internet ya ha sido llevado varias veces al cine, la mayoría de las veces sin mucho éxito, o para ser más directo, con películas francamente malas como “Eliminar amigo”. Como las personas que más tienen presencia en estas redes son los jóvenes, son ellos los protagonistas de estas películas y son en consecuencia, el principal público de este tipo de cintas.

“Nerve” se toma también del fenómeno, pero lo hace agregando varios elementos originales, una estética muy atractiva y metiendo por debajo una temática moral bastante interesante.

La protagonista de la historia es Vee (Emma Roberts), una chica linda pero un poco tímida que está a punto de salir del liceo. Su mejor amiga, Sidney, le cuenta que está inscrita en una nueva plataforma web llamada Nerve; un juego en el cual se puede ser observador o jugador. Los jugadores tienen que cumplir varios retos y a medida que los van superando, estos se van poniendo más arriesgados, aunque se gana más dinero. Todo esto ocurre mientras miles de personas los observan a través de internet. La persona que gane más retos y tenga más fans ganará la competencia y se llevará todo el dinero.

A raíz de las provocaciones de Sidney, Vee se mete en el juego para demostrarle a ella, y a sí misma en realidad, que también es capaz de superar las osadas pruebas de Nerve. En el camino se encontrará con Ian (Dave Franco), otro jugador con el cual Vee tendrá química, y juntos tendrán que superar algunos desafíos. El problema es que lo que al principio era un juego se va complicando cada vez más hasta el punto de poner en peligro sus vidas.

Retomando lo que mencioné unos párrafos atrás, “Nerve” agrega varios elementos originales en cuanto a su narrativa. Lo primero es que inventa una plataforma nueva, con todas sus reglas y un sistema de juego bastante creíble y bien desarrollado. Cada jugador transmite sus desafíos en video a través de sus celulares y va ganando observadores y comentarios positivos. Vale decir que en Chile habría que esperar algunos años para un juego así porque el 4G rara vez funciona y los videos se pasarían quedando pegados, sin embargo en un país como Estados Unidos la plataforma funcionaría bastante bien. Sumado a eso, el concepto de ver desafíos de gente común en la calle es bastante atractivo, ya que apela al morbo que todos en mayor o menor medida tenemos, y que sustenta en gran parte el éxito de las redes sociales.

De aquí también se puede recoger el trasfondo de esta película (en una cinta que es básicamente entretención), ya que Nerve nos propone un juego donde la gente va votando por quienes hacen las pruebas más arriesgadas. Ya hemos visto en la vida real como personas han muerto por sacarse una selfie en un lugar peligroso y ser popular en Instagram, y del mismo modo vemos programas de TV cada vez más extremos, con gente desesperada por un minuto de fama y millones de personas dispuestos a verlos. Si bien Nerve no existe, al menos te hará preguntarte qué tan lejos estamos de que un juego similar se haga realidad y nos ponga en un conflicto ético importante como humanidad.

Volviendo a lo netamente cinematográfico, los diálogos de la película también están bien escritos, se sienten naturales. Hay varias escenas graciosas, especialmente al principio, y cuando la trama se empieza a poner sensible son bastante creíbles las actuaciones.

En cuanto a la propuesta audiovisual, Nerve es una cinta adrenalínica y literalmente vertiginosa: Los ángulos de cámara transmiten el vértigo y el miedo de los protagonistas cuando enfrentan las pruebas más difíciles. Esa sensación de estar al borde del asiento aquí funciona a la perfección. Además se ocupa bastante bien el recurso de la “grabación con teléfonos”, aportando al montaje dinamismo y verosimilitud.

Se agradece también, en una película donde las pantallas son protagonistas, que los textos aparezcan en español para el público latino. Eso hace más fácil la lectura y más creíble la plataforma, considerando que todas las redes importantes en el mundo están en nuestro idioma.

Tal vez lo único que se le puede criticar a esta cinta como negativo, es que el final es un poco apresurado y se resuelven varias cosas de forma casi mágica, sin mayores explicaciones. No son los aspectos fundamentales del filme así que no es tan grave, pero dejan la sensación de que se pudieron haber hecho de otra forma.

“Nerve” es una película ágil, entretenida y original, con un guión y actuaciones bastante decentes. Una muy buena opción especialmente para un público joven y los amantes de la adrenalina.

Por Juan Carlos Berner

En Twitter: @jcbernerl