Crítica de cine: “Un hombre nuevo”

El reencuentro con su identidad

El seguimiento a personas con un pasado atractivo, biografías políticas o de personajes de la historia que nos marcaron, o simples situaciones cotidianas del día a día de una sociedad, son temáticas recurrentes en los documentalistas actuales, pero hay ciertas películas que si bien tienen un trasfondo basado en la historia, logran ir más allá y centrarse en la emocionalidad de sus protagonistas a través de una realización observacional, visceral, y logran no encasillarse como una película activista o que genere un discurso político, sino una conexión humana. El documental uruguayo “Un hombre nuevo” del director Aldo Garay logra calar hondo en eso, y pasan a segundo plano los hechos y el entorno político del personaje que estamos viendo en pantalla, su director logra hacernos conectar con las emociones de su protagonista y sobre todo la búsqueda de un pasado que tiene que ver con su propia identidad y de quien es realmente hoy.

Stephania, es una travesti de 42 años nacida en Nicaragua y que de niño vivió la revolución sandinista. En medio de los conflictos políticos fue adoptado por una pareja de militantes de izquierda uruguaya, donde vivió su vida de adolescente y su aceptación por quien realmente quería ser. Es así como luego de crecer bajo doctrinas políticas y revolucionarias, define su identidad y quien quería ser en esta sociedad: Una mujer. 26 años después, de una larga vida sola y dura, ligada a las drogas y la prostitución, es que supera sus adicciones y se gana la vida cuidando autos en Montevideo.

Su director acompaña por medio de este relato audiovisual a su protagonista en el reencuentro de su pasado, con su país, en donde conocemos a Roberto donde alguna vez fue hijo, hermano y un niño revolucionario, pero hoy sólo busca ser aceptado por la identidad que él decidió tener y ser reconocida como la mujer que es, Stephania.

La revolución, el abandono y el lado oscuro de su vida pasan a segundo plano cuando el director expone observacionalmente a este personaje con el cual te conectas a través de sus emociones, su soledad, su deseo por ser aceptado socialmente sin importar quién era, de dónde venía, y de cómo se habían dados los hechos para llegar a ser lo que es hoy. En esta película queda registrado una relación desde hace 20 años entre el director y Stephania, y se va mostrando con registros de distintas etapas de la vida de ella, un ser humano que ha luchado durante toda su vida.

Aldo Garay, director de esta cinta ha señalado “Corre en paralelo a la agenda de derechos porque no es una película activista desde el punto de vista de la reivindicación trans, porque ni ella (Stephania) lo dice ni la película lo marca en ese sentido. Lo que acá estamos viendo son muchas historias. No es solamente el hecho de ser trans. Acá estamos hablando de abusos, de madres y padres que no se hacen cargo, del abandono, del fracaso ideológico del proyecto de la construcción de un hombre diferente. Hay muchas cosas. Y quizás en el conjunto de todas estas cosas la agenda de derechos pueda entrar dentro. Me parece más interesante que cada uno que se enfrente con esta película y tome el punto que quiera”.

El documental “El hombre nuevo” es una coproducción con Chile, que tuvo su estreno internacional el año pasado en la 68ª edición del Festival de Cine de Berlín, donde además obtuvo el premio Teddy. Tras su debut y luego de un recorrido internacional por más de 80 festivales, donde ha obtenido más de 6 premios, esta cinta llega a Chile siendo estrenada este 23 de junio en salas nacionales.

Por María Ignacia Barja

En Twitter: @Mibarja

País: Uruguay

Director: Aldo Garay

Elenco: Stephania Mirza Curbelo

Duración: 79 minutos

Género: Documental

Tráiler:

El hombre nuevo – Trailer english subtitles from Lupe Films on Vimeo.

Fecha Estreno en Chile: 23 de junio

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *