Emocionante, romántica e incluso, sorprendente es la película “Diana” (2013), la cinta que cuenta  la historia de la destacada, querida y muy carismática, princesa Diana de Gales, también conocida como Lady Di.

Como el mundo entero sabe (ya que la apuesta está basada en hechos reales), Diana (protagonizada por Naomi Watts) fue una mujer que sufrió muchísimo producto de su matrimonio fallido con el príncipe Carlos y que lamentablemente, murió de manera trágica.  Sin embargo, en esta entrega permite conocer el lado B que pocos sabían de la princesa, quien a pesar  de todo, en un momento decidió dejar su sufrimiento y luchar por ser feliz.

Primero que todo, quiero destacar el guión de esta cinta, el cual se nota que fue realizado con mucho respecto considerando los acontecimientos sucedidos. Además de esto, este logra plasmar la esencia que desprendía Diana, logrando captar algunos de los motivos por los que ha sido uno de los miembros de la realeza que siempre será recordada en la historia. También, la historia mantiene una estructura lógica y a la vez, es narrada de una manera llamativa, por lo que no es lineal y capta al espectador.

Con respecto a la dirección, se realizó considerando las entrevistas que alguna vez se le hizo a la princesa, utilizando planos muy similares a los que se utilizó en esos momentos y obviamente, logrando revivir esos lo que alguna vez los espectadores vieron a través de la televisión. Por todo esto, considero que fue una muy buena jugada, sin contar que estuvo muy precisa.

Es aquí cuando llegamos a un punto que es totalmente necesario analizar, la actuación. Naomi Watts es una actriz maravillosa y muy bella, pero desde mí visión, no fue una buena selección de casting el haberla escogido. Por un lado, no se parece físicamente y creo que es esencial en una entrega bibliográfica, pero lo más importante es que no logró mantener algunas veces el papel de Diana. Le faltó estudio de este, más allá de las entrevistas, ya que faltó expresión corporal y la princesa era sumamente expresiva.

Ya hablando de la banda sonora, debo decir que esta no destaca en la apuesta, pero sí apoya como corresponde lo expuesto en esta, por lo que se podría decir que en ese aspecto se dio lo justo y necesario.

Finalmente, quiero destacar la paleta de colores utilizada, la que se nota fue pensada en dar ese toque de seguridad, armonía y “realeza”, apoyando totalmente lo que se quiso exponer.

Si quieres ver en esta cuarentena una película de un personaje que debes conocer, que te conquistará el corazón y que además, lograrás comprender lo que fue estar en sus zapatos, no puedes dejar de ver “Diana”, una gran cinta que está disponible en Netflix y que te maravillará con las grandes anécdotas de una de las princesas más importantes de la historia.

Por Francesca Massone Conforto

Sígueme en insta como @France_Massone