Los Torres son una familia común americana. Carlos (Edgar Ramírez) tiene un trabajo interesante y que demanda responsabilidad; su esposa Allison (Jennifer Garner) está justamente en búsqueda de empleo ya que considera que la etapa de crianza afortunadamente quedó atrás. La mayor de sus hijos, Katie, es una chica que pasa por la preadolescencia y su mayor deseo a corto plazo es asistir a un concierto el fin de semana a lo que su madre dice “no”. Nando, el segundo de los hijos, se desenvuelve en el mundo de la ciencia y desea hacer, a través de un experimento químico, una prueba de espuma en su casa a lo que su madre dice “no”; y la más pequeña, Ellie, va creciendo con estos modelos que tiene como padres: su papá es el adulto simpático y bueno ya que no toma decisiones, y Allison es la mamá mala que dice a todo que no. Todo eso cambiará cuando en el colegio les muestren a través de un video, las opiniones que tienen sus hijos acerca de ellos, y serán aconsejados para realizar una actividad en familia llamada “El día del Sí”, que consiste en que, durante todo un día, los niños pueden pedir lo que deseen y los padres solo pueden decir “sí”. Pero tiene sus reglas…

Así comienza esta película dirigida por Miguel Arteta que cuenta con un elenco bastante latino. Ramírez y Garner han sido nominados a los Globo de Oro por actuaciones anteriores y de hecho ella ganó uno el 2001. A Katie (Jenna Ortega) la hemos visto recientemente en la serie de suspenso “You”. El largometraje tiene un inicio prometedor, vertiginoso y muy bien contado, pero se va diluyendo conforme van apareciendo las pruebas y experiencias que los niños decidieron realizar en este soñado y fantástico día. Eso no empaña una película que tiene un gran ritmo, llena de colorido y de situaciones tan graciosas como sorprendentes.

La moraleja no está ausente en la comedia, y acá hay más de una. Así como todo parece fantástico, efectivamente existe un conflicto que está dada por la preadolescencia de Katie y el deseo de la independencia materno filial. El tema está correctamente tocado, quizás un poco más liviano de lo que podría ser, pero está perfecto para el marco de la comedia. Aporta el toque dramático y las posturas antagónicas que se recomiendan en este tipo de producciones, sin perder el foco de atención, sino que, muy por el contrario, agrega más contenido y peso a un guion que está ideado y creado para hacer reír.

Yes Day”, su nombre original, es una comedia de principio a fin, y llega para refrescar tanta pesadilla de los últimos meses. Disponible en la plataforma por streaming Netflix, es recomendable para verla en familia, y depende de usted lidiar con sus hijos cuando le pidan un “día del sí”.

Escrito por: ©Daniel Bernal

Sígueme en Twitter: @DanielBernalY