Hay que admitirlo, todos alguna vez hemos sido un verdadero desastre en el amor. Nos hemos ilusionado, hemos sufrido o simplemente, fuimos la parte que hizo sufrir. Muchas de estas cosas pasan por la idealización del amor romántico, ese que muchas veces nos encontramos en las entregas románticas, pero ¿Qué pasaría si hubiera una cinta romántica que fuera la excepción a la regla?

“Simplemente no te quiere” o “No le gustas tanto” del director, Ken Kwapis, cuenta la historia de distintos tipos de parejas y solteros, que intentan encontrar el gran amor o permanecer junto a este. Mujeres locas por tener un hombre, infidelidades, negativas al matrimonio y mucho más, es lo que podrás encontrar en esta cinta, la que te aseguro, te llevará a abrir realmente tus ojos.

“A todas nos alientan…No…Nos programan a creer que si actúa como un idiota es porque le gustas”

Con frases como “a las niñas les enseñan muchas cosas. Si un niño te pega, le gustas”, la entrega te muestra, desde una perspectiva poco tradicional, que desde niños nos enseñan cosas que no son ciertas, solo para no romper nuestro corazón y sin querer, haciéndonos menos tolerables a la realidad, siendo que no se puede evitar lo inevitable: amar y sufrir, querer y doler.

Siento que “Simplemente no te quiere” es una apuesta que te sacude desde los hombros y te dice “tú no eres la excepción, eres la regla. Y esta es la regla: Si un tipo no te llama, es porque no quiere llamarte. Cuando un hombre te trata como si le importaras un carajo, realmente le importas un carajo”.

Creo que lo mencionado anteriormente, es una de las cosas que más me ha enamorado de esta película, el hecho de que en lugar de ser un aporte al típico amor romántico y perfecto, sea algo real, algo con lo que te puedes identificar en cualquier situación al punto de que, la entrega, llega a ser ese amigo sin pelos en la lengua que todos necesitamos en la vida.

“Cada película que vemos y cada historia que nos cuentan, nos imploran que esperemos el giro del tercer acto: La declaración inesperada de amor”

La apuesta cuenta con un guion dinámico en cuanto a la narrativa de sus diálogos, donde no solo vemos las típicas conversaciones entre personajes, sino que también vemos pausas donde algunos de estos rompen la cuarta pared, o sea, hablan en dirección hacia la pantalla, como si te hablaran directamente a ti y fuera a ti a quien le estaría dando un consejo de vida, que seguro no querrás olvidar.

Fuera de lo que es su gran mezcla de historias, las cuales muestran todos los polos que deben, mí único pero con respecto al guion es sobre las decisiones que se tomaron en cuanto a los planos a realizar y dinámica visual en si. Siento que se pudo jugar más con esto, complementar algo que ya era bueno con algo mejor, pero al final visualmente terminó siendo un poco plana y por lo mismo, no tan llamativa.

Otro punto importantísimo, es que en esta película, tal vez no tan conocida, hay destacados actores, quienes realmente se ven dentro de los zapatos de sus personajes. Entre ellos se encuentran: Ben AffleckJennifer AnistonDrew BarrymoreJennifer ConnellyScarlett JohanssonBradley CooperJustin LongGinnifer Goodwin y Kevin Connolly.

El final feliz

Además de todo lo mencionado anteriormente, cabe destacar que “Simplemente no te quiere” cuenta con un soundtrack digno de una cinta romántica, recordando con sus maravillosas canciones grandes clásicos cinematográficos que son realmente inolvidables.

A pesar de todo lo mencionado anteriormente, que de por sí deja claro que es una gran película, creo que lo mejor de esta es su conclusión, que es la enseñanza de vida más real que he tenido el gusto de apreciar:

“Quizá el final feliz no incluye un tipo maravilloso: quizá el final eres tú, sola recogiendo los pedazos y volviendo a empezar. Liberándote para encontrar algo mejor en el futuro. Quizá el final feliz solo consiste en seguir. O quizá este es el final feliz: Saber que a pesar de todas las llamadas y corazones rotos, a pesar de todos los errores y las señales malinterpretadas, a pesar de todo el dolor y la vergüenza, tú nunca, nunca perdiste las esperanzas”.

Por Francesca Massone C.

Sígueme en instagram como @France_Massone