¿Qué pasaría si, la extraña madre de la que te hiciste amiga hace unas semanas, desapareciera de la nada? Es el misterio que te enganchará totalmente de la película “Un pequeño favor” (2018) escrita por Jessica Sharzer y dirigida por Paul Feig (Cazafantasmas), el cual te sorprenderá con sus grandes giros y tenacidad.

“Un pequeño favor” cuenta la historia de Stephanie Smothers (Anna Kendrick), una madre viuda y sin amigos, que se desvive por ser la mamá perfecta para su pequeño. Un día, su hijo quiere jugar después de clases con un compañero de curso, el que tiene una madre bastante ocupada, refinada y algo…extraña, pero que su nombre, Emily Nelson (Blake Lively), es realmente un misterio para todos. Tras conocerse Stephanie y Emily, entablan una relación llena de simpatía, diferencias y confidencias, sin esperar que más tarde, una de ellas desaparecería de la faz de la tierra, lo que desataría la curiosidad de todo el entorno del cual era parte.

De la comedia al suspenso: ¿Una mezcla perfecta?

Debo decir que, cuando vi en netflix los géneros a los que pertenece la cinta, me llamó mucho la atención. No muchas veces nos topamos comedias mezcladas con misterios y menos uno tan particular como el que les estoy comentando. Al principio dije, debe ser la típica película con chistes ridículos y una trama no muy elaborada (y al principio de la entrega lo parecía), pero con el transcurso de la apuesta, me tapó la boca.

Pocas veces que he visto un film que, si bien sus géneros no son común verlos mezclados en una pura obra, logra combinar tan inteligentemente los atributos de cada uno. Es comedia justo cuando debe serlo y es suspenso cuando también se necesita que lo sea, generando una expectación que va in crescendo con el transcurso de la trama. Puede que tengan sus dudas con lo que les estoy contando, pero les reafirmo que no se deben quedar con los primeros minutos de la entrega, ya que más adelante les dará una grata sorpresa.

“Un pequeño favor”: Una historia llena de sorpresas

“Un pequeño favor” cuenta con guion dinámico, entretenido y a la vez, sorprendente. Está basado en la novela homónima del mismo nombre y está adecuado totalmente a estos tiempos: madres que admiten que son malas madres, programas de canales de YouTube, crítica a lo “políticamente correcto” y mucho más.

Creo que sin lugar a dudas, lo más destacable de esta película son sus grandes giros argumentales. En muchos factores, me recordaron un poco a la entrega “Perdida” o “Gone Girl” del maestro David Fincher y escrita por la periodista Gillian Flynn, ya que realizan un juego muy similar con el transcurso de los minutos (aunque en este caso mezclado con comedia). Eso sí, esta cinta cuenta con mejor ritmo, por lo que no hay tiempos “muertos”.

Una dupla que te maravillará

Una de las grandes sorpresas que me llevé al descubrir esta apuesta, es el hecho de que es protagonizada por Blake Lively (Gossip Girl). Primero que todo (saliéndome del lado experto) pensé “Dios mío, ¡esta mujer no envejece!”. Ahora sí, volviendo a lo mío, me atrajo inmediatamente el ver que iba a conocer otra faceta de ella como actriz, ya que sus papeles que primero se me vienen a la mente son Bridget Vreeland (Un verano en pantalones) y Serena Van Der Woodsen.

Amé ver a Blake desde una vereda mucho más amplia que la de una mujer coqueta, puedo decir que realmente se luce y encanta con la interpretación de un personaje realmente interesante y distinto. Por otra parte, con Anna hacen una dupla fuera de foco, son realmente maravillosas juntas.

También, debo destacar que “Un pequeño favor” cuenta con una banda sonora precisa para cada momento de la trama y que apela a las emociones muy bien. Esto último me recordó un poco a “Mío o de nadie” de Denise Di Novi, entrega que aprovecha este último punto al máximo.

Sin más rodeos, si te gusta las películas en las que ha participado anteriormente Kendrick y también te gusta el toque de un buen misterio policial, “Un pequeño favor” es la película que estás buscando, donde el misterio va mucho más allá de lo que ves y también, de lo que quieres creer.

Por France Massone C.