Este año, el súper clásico “El rey león” cumple 23 años desde su estreno, por allá por 1994 y Rob Minkoff, director de la cinta, en conjunto con Don Hahn, el productor, han revelado algunas cosas sobre la película que hizo llorar a toda una generación.

Vamos a asumir que todos ya vieron la película, pero: si no la ha visto, pos, ya sabe, no lea.

Una de las revelaciones más impactantes, fue que aseguraron que Mufasa, padre de Simba, rey de la manada y Scar, león amargado aspirante al trono, NO ERAN REALMENTE HERMANOS. ¿Cómo?… ¡pero si dicen que lo son! El director Rob Minkoff explicó, en una entrevista con Hellogiggles.com, que ellos se basaron mucho en el comportamiento animal para la realización de la película y en las manadas de leones, cuando un macho asume como líder, debe matar al líder anterior. Es raro encontrar manadas con dos machos y cuando existen, no hay parentesco entre ellos. Cuando esto sucede, el macho más débil está condenado a vivir bajo la sombra del león líder… tal como ocurre con Scar y Mufasa.

Aparentemente, debimos darnos cuenta de este detalle cuando Scar le dice a Mufasa “A mi no me tocó la lotería genética”. Se refería a que no era el más fuerte de los machos, no a que era el hermano menor y la línea de sucesión de la corona no le correspondía.

No sé si esto mejora o empeora la película, pero la aleja un poco más de la tragedia de Shakespeare en la que está inspirada. Es un poco menos cruel que Scar haya matado a Mufasa, ya que no está matando a su hermano de sangre, sólo a su rival, con el que ha vivido mucho tiempo. De todas maneras, esto no le quita crueldad a Scar, al fin y al cabo, también quiso matar a Simba.

Estúpido Disney, ¡Deja de rompernos el corazón!