Divine nació como un hombre, se transformó en una mujer de unos 100 kilos y se puso ante las cámaras de un tal John Waters. Sus hitos cinematográficos hablarían por sí mismos: se auto – violó en Female Trouble, degustó residuos fecales de perro en Pink Flamingos, se convirtió en una cantante con “éxito” en la movida contracultural ochentera y estuvo a horas de convertirse en el tío de Peg Bundy en la comedia televisiva Matrimonio con Hijos; a continuación, su vida.

Nuestra querida Divine nace en 1945 bajo el nombre de Harris Glenn  Milstead, en una típica familia de clase media. Harris era un chico normal que comenzó a ser constantemente agredido por sus compañeros en su adolescencia, principalmente por sus evidente tendencia afeminada. Los constantes asedios de los chicos al muchacho hicieron que la familia Milstead se cambiara de domicilio a la ciudad de Baltimore. Desde ahí otra historia.

Los designios del destino hicieron que Harris Milstead viviera a sólo unas cuadras de un delgado chico con aficiones por lo bizarro, de nombre John Waters. Waters había realizado la delirante cinta de 16 mm Roman Candles (1966-67) y tenía conocimientos sobre el muchacho peluquero que vivía sólo a unas cuadras de su hogar. “Yo sabía de Divine mucho antes de conocerlo. Mi padre usualmente nos llevaba a la escuela y generalmente veíamos a esta criatura de pelo rojo. Mi padre se limitaba a esquivarlo… Supuse que un chico que causara tal reacción en las personas, por el solo hecho de estar ahí, debía conocerlo… Lo conocí gracias a una amiga que vivía en el sector” (John Waters, citado en el libro Midnight Movies, de J. Hoberman y Jonathan Rosenbaum)

La amistad con Waters inmediatamente dio frutos con el ultrabizarro Eat your Makeup (1967), una sátira política donde Glenn interpretaría nada menos que a Jackie Kennedy, en una recreación del accidente del presidente John Kennedy. Nacía artísticamente Divine.

Más adelante Divine continuaría realizando films junto a Waters, fue así como llegó The Diane Linkletter Story (1969) y  Mondo Trasho (1969). En el primero (un corto de unos 10 minutos), Divine interpreta a una muchacha rebelde con aficiones por el LSD y en el segundo, a una conductora que se siente atraída por una autoestopista, a quien introduce en un mundo de locura y demencia. Asimismo y en plenos 70′ Divine nuevamente se colocaba a las ordenes de Waters, para Multiple Maniacs  (1970), donde interpretaría a Lady Divine, la  maestra de ceremonias del show itinerante “Lady Divine’s Cavalcade of Perversions”, un espectáculo de frekos con aficiones por el mal gusto. Por aquellos años Divine se vincularía a The Coquettes, un grupo de trasvestidos que usaban barba.

DIVINE SE CONVIERTE EN LA MADRE MÁS INMUNDA: EL CULTO DE PINK FLAMINGOS

Sin lugar a dudas Pink Flamingos (John Waters, 1972) será conocida mundialmente como la película más trangresora de todos los tiempos, un logro de Waters que no hubiese sido tan reconocido a no ser por la inolvidable actuación de Divine. La premisa de Pink Flamingos es sencilla: en el rol más notable de su carrera Divine interpreta a una neurótica madre de familia, Babs Johnson, la persona viva más inmunda. Las cosas se complican cuando una pareja de pervertidos decide competir con la freakie familia de Babs Johnson, que cuenta entre sus joyas a Crackers, el hijo adicto a la zoofilia,  Mamá Edie (Edith Massey); una obesa con una obsesión por los huevos y Cotton (Mary Vivian Pierce), la chica mala de la película. Finalmente Raymond y Connie Marble son vencidos por Divine y familia, en un absurdo juicio liderado por Divine. Para sellar la victoria en forma excepcional, la familia de freakies camina en una esquina de Baltimore, momento en el cual vemos a un perrito haciendo sus necesidades. Divine no lo piensa dos veces: se acerca al canino para comenzar a saborear sus desechos fecales, no sin realizar muecas de evidente desagrado. La melosa canción “How much is that doggy in the window”, sólo sirve para asquearnos más. Divine se había inmortalizado.

John y divineLos próximos trabajos de Divine junto a su amigo John Waters nunca tuvieron la trascendencia que adquirió Pink Flamingos.  Sin embargo Female Trouble (1975), donde Divine hacía doble rol y se auto – violaba y Desperate Cry (1977) se insertaban en la usual crítica anti – establishment de Waters. Por aquellos años Divine fue invitada a participar en sendas obras de Broadway llamadas Women Behind Bars y su secuela Neon Woman. La fama ya se posesionaba sobre el obeso travesti, sobre todo cuando grabó su primer single “Born to be Cheap”, para Wax Tex Records.

En los ochentas Divine colaboraría con Waters en las comedias Polyester (1981), donde conocería a su gran amor Tab Hunter, y Hairspray (1988). Antes de aquello había colaborado, personificando por única vez a un hombre, en la surreal Trouble in Mind (Alan Rudolph, 1985). En la música se destacaría con los discos Native Love (1981),  You Think You’re a Man (1984) y I’m So Beautiful (1984).

Su aparición en un episodio de Tales From the Darkside (Seymourlama, 1987), dirigido nada menos que por George Romero hacía pensar que Divine podría entrar de lleno en el circuito mainstream de la industria. Es llamado para interpretar a Uncle Otto, (tío de Peg Bundy) en la popular serie Matrimonio con hijos. El papel nunca se llegó a concretar: horas antes de llegar al set, Harris Glenn Milstead sufría un ataque cardíaco fulminante en un apartamento de Los Angeles. Era el 7 de marzo de 1988.

A pesar de los años la fama de Divine no ha pasado al olvido: covers de sus canciones, biografías de su vida en canales mainstream y la publicación de Frances Milstead (madre de Glenn) del libro My Son Divine, han ayudado a preservar la figura de este ultrabizarro travesti que será recordado como el único actor que comió auténtica mierda de perro en un film.

©Por  Leonardo Díaz Bouquillard

[youtube=http://www.youtube.com/v/Kwh_yOzJ6AY&hl=es_ES&fs=1&” type=”application/x-shockwave-flash” allowscriptaccess=”always” allowfullscreen=”true” width=”480″ height=”385″>]