Dentro de los estrenos del pasado Fidocs 2014, hubo un documental que pese a contar con una sola presentación en sala,  encapsuló la importancia, urgencia y pertinencia de la muestra de la cual era parte. En el contexto del foco Derechos Humanos Patricio Guzmán presentó en forma inédita su trabajo documental de 1987 “En nombre de Dios”, largometraje de 95 minutos sobre la participación solidaria y en parte desconocida de la Iglesia Católica de Chile, en contra de las atrocidades cometidas por el gobierno durante la dictadura de Pinochet.

La muestra Derechos Humanos fue una colaboración conjunta entre Fidocs, el Instituto Nacional de Derechos Humanos y Human Rights Watch, con su festival HRW Film Festival.

Durante la presentación en la sala A2 del GAM, Guzmán explicó la importancia de su película. “Muestra algo verdaderamente extraño: La Iglesia Católica Chilena se puso del lado de las víctimas y no del lado de la dictadura. Este fenómeno único en América Latina me llamó la atención y por eso hice la película. En Argentina fue todo lo contrario, la iglesia se puso del lado de la dictadura (…) En esa época había un cardenal espléndido que se llamaba (Raúl)Silva Henríquez, que dijo que los de la junta militar no eran verdaderos cristianos. Se atrevió a decir eso. Y fundó una especie de ministerio de la justicia que era la Vicaría de la Solidaridad y ayudó a la gente”.

Guzmán durante la presentación de la película. Foto por © Daniel Bernal

Explicó también el ambiente duro en el cual trabajó, en conjunto con jóvenes cineastas de la época como Pablo Salas, Germán Malig, Hernán Castro (recientemente fallecido) y Pablo Basulto. “Hacia el final de la película tomaron preso al ayudante de dirección y al sonidista, a quienes se les ve cuando son llevados. Una película hecha en circunstancias difíciles. Cámara al hombro, en la calle, micrófono en la mano. Es una película de cine directo. Es una película que se nota que está vieja, filmábamos en 16mm, no es lo mismo al Alta Definición. Y el valor que tiene es el testimonio”, relató.

Guzmán finalizó con un llamado al público joven: “Espero les sirva para saber cómo fue esta iglesia que era tan juvenil y entusiasta. Los obispos no parecen beatos, sino que se comportan como ministros de estado. Son gente que está luchando por Chile, no por su religión. No por su grupo. Eso lo que traté de mostrar”.

A la salida de la proyección, brevemente pudimos consultar a Patricio Guzmán sobre el valor de la película en el contexto actual.

CTVy+: ¿Se puede encontrar parte del espíritu de esa Iglesia de la película, hoy en día?

PG: Eso se acabó. Hay un grupo que continúa adelante, pero es un tercio de la iglesia actual  y son los que tienen menos poder. Todo cambió con Wojtyla. (Karol) Wojtyla, el Papa polaco, desahució la teoría de la liberación.

CTVy+: ¿Y en ese sentido, cuál es su opinión del Papa actual?

PG:Es interesante. Hay que escucharlo. Hay que ver hasta donde puede llegar. O sea, es bueno porque es un tipo de barrio y habla como persona, como ser humano”.

Para nuestra sorpresa, esta película documental, que muestra los impresionantes movimientos sociales contra Pinochet ocurridos en 1985 en las calles céntricas de la capital, los barrios populares, las universidades y los sindicatos, se encuentra en youtube en su totalidad. Sin duda una oportunidad para rescatar uno de los más importantes ecos del Fidocs 2014.

© Hugo Díaz.

http://www.youtube.com/watch?v=6OTSHJ9SeoA