En las que fueron por décadas las bodegas de la Dirección de Aprovisionamiento del Estado, se inauguró -hace veinte años- el Centro Cultural Matucana 100, un espacio que desde entonces se ha convertido en el epicentro de todas las artes. Hoy, que estamos a pocas semanas de celebrar una nueva fecha de su creación, M100 ha dispuesto una parrilla programática de alto nivel que ha contado -hasta la fecha- con importantes montajes, conciertos en vivo, una exposición que ha reunido a 20 creadores nacionales y el lanzamiento de la plataforma digital “Matucana Play”.

Desde su nacimiento hasta nuestros días M100 ha vivido procesos de reinvención que, acompañados de experiencias artísticas y culturales, lo elevan como uno de los centros neurálgicos del sector de Santiago Poniente. Al respecto, Cristóbal Gumucio, director ejecutivo del Centro Cultural Matucana 100 sostiene que: “Lo que ha pasado en Matucana 100 en dos décadas de trabajo cultural es bastante particular. Ubicado en una zona de Santiago impensada y difícilmente considerada como un territorio bien aspectado para instalar un centro cultural -la avenida Matucana- logró posicionarse como un lugar de arte contemporáneo que convoca públicos diversos, múltiples disciplinas y artistas inquietos que se caracterizan por tener una mirada distinta – crítica, reflexiva, contestataria- sobre el presente que vivimos y nuestra contemporaneidad, cuestionando, analizando y volviendo a pensar una y otra vez el presente que vivimos”. 

Ese espíritu que señala Cristóbal Gumucio es el que ha acompañado al Centro Cultural desde su construcción, y es el que ha trascendido y acompañado en momentos luminosos como la inauguración de la sala de cine o las grandes muestras que se han presentado. “Así como también en otros más difíciles como fue levantarnos tras el terremoto del año 2010, que dejó gravemente dañadas las galerías donde celebramos grandes hitos programáticos, y ajustarnos a complejas coyunturas presupuestarias”, comparte Gumucio. 

Emblemáticos han sido durante estos 20 años los montajes “Cristo” (2007), de Teatro de Chile, “La dictadura de lo cool” (2016) de la Compañía La Resentida, y “Cómo convertirse en piedra” (2021), de Manuela Infante; los Premios Altazor y el Foro Bicentenario; los shows de Jorge González (2013) y Metronomy (2019); las exposiciones “Rúbrica” (2003) de Gonzalo Díaz, “Retrospectiva 1969 – 2012” de Juan Pablo Langlois y “En nuestra pequeña región de por acá” (2018) de Voluspa Jarpa; las avant premier “La memoria del agua” de Matías Bize (2015), Festival Amor (2016) y Festival Inedit (2021); y los espectáculos de danza “The Show must go on” de Jerome Bel (2011), “Vindicación de la primavera” (2018), de la Compañía El Espiral. 

 Funcionamiento

Con respecto a la programación y a la gestión del Centro Cultural, Gumucio sostiene que durante su administración si bien hay una continuidad programática con lo que se venía haciendo, se realizó progresivamente el reforzamiento de  áreas como  música y cine, que sumando a la danza, teatro y artes visuales, les ha permitido desarrollar una oferta programática amplia, diversa y dinámica. Al mismo tiempo, han consolidado un sistema de gestión que les ha permitido -más allá de las complejas coyunturas presupuestarias-, tener una estabilidad financiera e ir invirtiendo estratégicamente para mejorar la sostenibilidad de largo plazo.  

Al respecto Gumucio señala que: “También ha sido un logro progresivo nuestro trabajo comunicacional con las herramientas digitales que nos han permitido conectar con los públicos y mejorar nuestro posicionamiento como centro de arte contemporáneo. Por último diría que después de la  construcción del Teatro Principal 2004, la remodelación y habilitación  de la Galería de Artes Visuales,  Espacio Patricio Bunster y la construcción del edificio administrativo (2007), hemos continuado con las mejoras de equipamiento e infraestructura como lo son: la construcción del cine y microsala de M100, más el recarpeteo de la explanada y estacionamiento, la remodelación de Galería Concreta, la ampliación del taller técnico,  la creación y gestión  Café100, y ahora último la remodelación del espacio Huerta y habilitación del restaurante Monstera”.

Hoy, con un perfilamiento y una madurez artística en todas las áreas (artes visuales, música, cine y artes escénicas), M100 sigue creciendo junto a las y los artistas aportando a los distintos agentes del circuito cultural de la ciudad, el país y  la región.. “Estamos definidos por las y los creadores. Cada avance, cada paso en estos años tuvo un norte: aportar al diálogo entre públicos y creadores siendo un centro ciudadano, participativo, verde, sustentable y abierto. Un lugar que abrió espacios para el arte contemporáneo en el Santiago industrial y que recientemente demostró su capacidad de adaptabilidad al ser desafiado por la pandemia. Rápidamente digitalizamos nuestra programación y estamos seguros que este formato continuará presente en nuestra hoja de ruta porque hoy es una oportunidad posible y real para empujar los límites del territorio, descentralizar la cultura y entenderla como un derecho basal para las personas”. 

Programación especial 

Los festejos de estas dos décadas comenzaron en agosto con la inauguración de la exposición ‘Políticas del Espacio’, una muestra que reúne un conjunto de obras -de archivo e inéditas- en torno a las múltiples dimensiones de la espacialidad… Lo público y lo privado, lo urbano y lo rural, pero también otras coordenadas que implican la proyección emocional y social de los lugares. 20 artistas que a través del video, de instalaciones, fotografías y pinturas reflexionan sobre lo espacial en sus múltiples dimensiones. 

En teatro, se estrenó en septiembre y exclusivamente en M100, ‘Cómo convertirse en Piedra’, la reciente obra de la directora nacional Manuela Infante. La puesta en escena, interpretada por Rodrigo Pérez, Marcela Salinas, Aliocha de la Sotta, aborda el entorno no humano, la crítica al antropocentrismo y cómo esa figura se apropia y explota aquello determinado como ‘no humano’. La tarea de imaginar un teatro post-antropocéntrico y no humanista es una idea que la dramaturga nacional ha materializado en sus obras ‘Realismo’ (2016) y ‘Estado Vegetal’ (2017), y que hoy completa con este reciente estreno único en M100. 

En octubre y noviembre, la parrilla de los 20 años, tiene nuevos espectáculos. Así el 28 de octubre se estrenará en la Sala Principal de M100 la pieza teatral ‘Magallanes’, de la compañía Tryo Teatro Banda. Una coproducción realizada entre Matucana 100, el Teatro Municipal de Ovalle y el Teatro Regional del Maule que relata la aventura de la expedición portuguesa que descubrió el Estrecho de Magallanes. 

En música, y para cerrar esta programación especial de aniversario, el 5 y 6 de noviembre se realizará el reconocido festival MFEST. Sin embargo, este año a diferencia de los anteriores, se presentarán 20 artistas de los cuales dos son parte de la convocatoria abierta que se realizó por primera vez y que buscó dar espacio a las bandas nacionales que no pudieron tocar durante los meses más duros de la pandemia. El festival contará este año con artistas como Prehistóricos, Chico Bestia, Aura Bae, Lolein, Solución Violeta, Playa Gótica, Entrópica, Francisco Victoria, Chini.png, Sonora de Llegar, Catana, K-efe, entre otros.