Respetamos a los anti spoilers, así que, atención: esta nota podría contener Spoilers del capítulo Nº 6 de la temporada 7 de “Game of Thrones”. Incluso, podría ser un spoiler de la serie completa.

Habiendo hecho la advertencia, volvamos a lo nuestro: mientras Sam odiaba al mundo por tener que transcribir los escritos de un viejo maestre, Gilly probaba su nueva habilidad lectora y leía manuscritos a los que Sam no había llegado aún. Resultó que este Maestre era muy detallista en cuanto a los detalles de la vida en Desembarco del Rey en la época del Rey Loco. Cuántas ventanas tenía el Sectum, cuántas veces hizo “del 2” mientras vivió ahí, etc. De pronto, se detuvo y preguntó: “¿Qué significa anulación?”. Sam le contestó que es cuando se anula un matrimonio. Gilly entonces leyó en voz alta que Rhaegar había anulado su matrimonio, para casarse con… y el estúpido Sam interrumpió.

Lo que todos creemos, es que Rhaegar se casó con Lyanna Stark, por lo que Jon NO SERÍA UN BASTARDO, SI NO, UN HIJO LEGÍTIMO. Si a eso sumamos que Drogón dejó que Jon lo acariciara…

No sé ustedes, pero yo me puse muy nerviosa y quiero saberlo todo ahora, pero saberlo todo ahora también significa que la serie se termina y no quiero que eso pase. Me pongo más ansiosa al saber que sólo quedan DOS CAPÍTULOS y los dos durarán más de los 60 minutos a los que estamos acostumbrados.

Resumen: Jon Snow es legítimo heredero al trono de Westeros y Danerys es su tía. Si la teoría loca que dice que Tyrion Lannister también es un Targaryen, cada dragón tendrá su jinete y… que el Señor de la Luz se apiade a Cersei (o no, ya no sé qué quiero).

¿Qué opinan ustedes de todo esto?

 

Por Gaby Potter.