Michael Igor Peschkowsky, más conocido como Mike Nichols murió a la edad de 83 años. Es una pena grande. La obra de este director estadounidense nacido en Berlín trasciende más allá del lenguaje cinematográfico, pues incluye sus orígenes como director teatral con su innato talento de canalizar grandes actuaciones y sacarles el mejor partido. Los grandes éxitos dentro de su filmografía ejemplifican la tendencia del trabajo de Nichols, un elenco potente que a través de actuaciones ídem saquen lo mejor/peor de la naturaleza humana y sostengan una película inolvidable y maravillosa.

Mis favoritas de Mike Nichols forman, quizás, una lista incompleta y antojadiza, pero muy rica, que abarca temáticas diversas y varias generaciones:

“¿Quién le teme a Virginia Woolf?” (1966), con Liz Taylor y Richard Burton gritándose el uno al otro con una copa en la mano, sacando los peores trapos sucios frente a las visitas.

“El graduado” (1967), ¿qué hacer con el tiempo que nos queda? Incluye la frase clásica de Dustin Hoffman para Anne Bancroft: “Señora Robinson, ¿está tratando de seducirme?”.

“Silkwood” (1983). Meryl Streep y Cher en medio de una conspiración por ocultar una fuga de radiación en una planta nuclear de Estados Unidos.

“Secretaria ejecutiva” (1988), como olvidar a Melanie Griffith en una versión Marilyn Monroe moderna, luchando contra las garras de una arpía Sigourney Weaver. y “Let the River Run” de Carly Simon sobrevolando la estatua de la Libertad: “We’re coming to the edge, running on the water, coming through the fog your sons and daughters…”

“Recuerdos de Hollywood” (1990) la historia de una adicta Carrie Fisher de la mano de Meryl Streep cantando country.

“La fuerza de la verdad” (1991), en donde Annette Benings debe enseñarle a Harrison Ford como volver a agarrar un tenedor luego de sobrevivir un balazo en la cabeza. Ford actuando como nunca.

“La Jaula de los pájaros” (1996), versión americana de la francesa “La jaula de las locas”, con un Robin Williams soportando los ataques de histeria de Nathan Lane tomando “pirina”.

“Colores primarios” (1998), una reinvención de Bill y Hillary y lo peor de la política estadounidense. Kathy Bates se luce.

“Angels in America” (2003), miniserie épica sobre la crisis del SIDA durante los 80. TV de calidad.

“Closer” (2004), relaciones tormentosas y el intercambio de dos parejas, cada cual más estilosa ante los ojos de los mortales, con Julia Roberts, Clive Owen, Natalie Portman y Jude Law.

“Juego de poder” (2007), la guerra de Charlie Wilson, en donde Tom Hanks crea un ejército personal durante los 80 para derrotar a los rusos en Afganistán, Julia Roberts avejentada y fascista quiere llevar la palabra de Cristo, y Philip Seymour Hoffman solo quiere hacer su pega bien.

Si no ha visto estas u otras gracias, nunca es tarde.

Despedimos al gran Mike Nichols, donde quiera que esté.

© Hugo Díaz

En twitter: @ElHugo