¿Tal vez sería buena idea hacer un viaje…? Son las palabras del médico a  Trudi, una mujer mayor a la que acaban de informarle que su esposo tiene cáncer terminal. Así parte Cerezos en flor la premiada película de la alemana Doris Dörrie (2008)

Rudi y Trudie viven en un pueblo bávaro de floridas praderas y después de décadas casados su vida se desenvuelve tranquilamente. Él es un hombre de rutinas. 7:28 tren al trabajo. 13:00 en punto un sandwich y su manzana. Ella, una mujer que se ha dedicado a la familia y, ahora, intenta dar sentido al poco tiempo de vida que le queda con su esposo.

Así, inician un largo viaje que comienza con la visita a dos de sus hijos (karolin y Karl) en Berlín. Estos, en medio de sus ocupadas vidas citadinas, lidian con la presencia de unos padres a los que culposamente no soportan, y de los cuales intentan deshacerse sin sutilezas. Así, el matrimonio decide continuar su viaje hasta la costa, dónde todo cambia abruptamente cuando ella muere.

Rudi desconoce el diagnóstico de su enfermedad y, en medio de la tristeza, decide visitar a su tercer hijo (Klaus) en Japón.  Así es como se inicia el verdadero viaje de esta película, donde vamos descubriendo los sueños postergados de Trudi a través de las inesperadas acciones de su esposo, quién comienza a ir más allá de sí mismo con tal de reencontrarse con su mujer.

Hermosa es la escena donde Ju, la joven bailarina de Danza Butoh a la que Rudi descubre en el parque, tomándolo de las manos y acompañándolo en un baile le dice “todos podemos bailar, porque todos tenemos sombra, los vivos y los muertos”.

Esta nueva película de Doris Dörrie nos sorprende con abundantes y delicadas metáforas. Así como las flores del cerezo se muestran esplendorosas sólo unos pocos días, la vida humana de pronto cobra sentido con tan sólo un encuentro.

Título Original: Kirschblüten – Hanami

Dirección y guión: Doris Dörrie.

Año: 2008.

Duración: 127 min.

Género: Drama.

Interpretación: Elmar Wepper (Rudi), Hannelore Elsner (Trudi), Aya Irizuki  (Yu), Nadja Uhl (Franzi), Maximilian Brückner (Karl), Birgit Minichmayr (Karolin), Floriane Daniel (Emma), Felix Eitner (Klaus).

Fotografía: Hanno Lentz.

Montaje: Inez Regnier y Frank Müller.

Música: Claus Bantzer.

Sitio oficial de la película: http://www.kirschblueten-film.de/

Para quienes disfrutan con la cultura japonesa, les contamos que algunas de las escenas son musicalizadas con temas del legendario Ryuichi Sakamoto (http://www.sitesakamoto.com/) y, también, vemos en escena al famoso bailarín de danza Butoh Tadashi Endo (http://www.tadashi-endo.de/) con quién la Dörrie ha tenido ya colaboraciones anteriores. Es el caso de la ópera ADMETO con música de Georg Friedrich Händel, obra estrenada junto a la Festival Orchestra Göttingen, donde compartieron coreografiando y dirigiendo respectivamente.

Por Sybila Oxley