Nuevamente el director inglés Paul Greengrass tiene bajo sus órdenes a Matt Damon, con quien realizó la exitosa trilogía del amnésico agente Jason Bourne. Esta vez la película se llama “La ciudad de las tormentas” (“Green zone”), donde Damon interpreta al oficial Roy Miller, quien junto a su equipo de militares estadounidenses es el encargado de encontrar armas de destrucción masiva en Irak, en el período que precede la guerra ocurrida en aquel país.

Filmada en Marruecos, e inspirada en el libro “La vida imperial en la Ciudad Esmeralda: dentro de la Zona Verde de Irak”, del periodista iraquí Rajiv Chandrasekaran  (quien se desempeñó como jefe de la oficina de The Washington Post en Bagdad durante la intervención norteamericana) la película tiene una pequeña trampa: en el trailer uno cree que irá a ver una película de guerra, y ciertamente está ambientada en un escenario bélico, sin embargo la historia recuerda más a las intrigantes historias escritas por Tom Clancy (“Juego de patriotas”,  “A la caza del octubre rojo”).

La trama nos cuenta como Miller descubre que en realidad  todo el tema de la existencia de armas de destrucción masiva en Irak no es más que una maquinación hecha por distintos intereses norteamericanos. Poco a poco se va dando cuenta que la misma CIA tiene más de un bando, y que lo más difícil será saber quien dice la verdad y quien no. Entre medio además no sólo está metida la poderosa agencia de inteligencia, que intentará usar a Miller para sus fines, sino también algunos periodistas y el ejército mismo.   

La película confirma a Greengrass como un gran artesano del cine, alguien que tiene claro su forma y estilo de hacer películas, un cine de acción inteligente y muy dinámico, en el cual la cámara nunca está quieta, con tomas hechas a pulso, algo que recuerda sus dos últimas películas de Bourne o la serie 24.

Sin ser una obra de arte, la película cumple con sus objetivos básicos, y se transforma, más que en una película de acción, en una aguda crítica al gobierno de Bush y a todo el montaje que se hizo para crear una guerra que al final, todos supimos que era un gran fraude.

Totalmente recomendable para los que gustaron de la Trilogía de Bourne y las películas de conspiración norteamericanas.

Les dejo el trailer:

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=4yRgSEoVReY]

Por JC Berner.