“Larry Crowne”: lo predecible  puede ser bueno

No se engañe: “Larry Crowne” es una comedia romántica. Con final feliz. Trata sobre la típica mujer que está con un hombre que no la valora, y que encuentra al chico sensible que sí lo hace. Tom Hanks y Julia Roberts protagonizan una entretenida historia que devuelve algo de dignidad al amor en pantalla grande, tan sobrepoblado de clichés (Vea “Amigos con Beneficios” si no sabe de lo que estoy hablando).

Larry Crown (Hanks) es despedido de su trabajo por no tener preparación universitaria, y decide darle un giro a su vida en todos los ámbitos, académico, social, etc. Toma clases en la universidad y se fija en una bella profesora (Roberts) quien pasa por una crisis matrimonial con su esposo, interpretado por el actorazo Bryan Cranston, quien nos ha sorprendido por sus extraordinarios roles como Hal, el papá de Malcolm y Walter White de Breaking Bad, cómico y dramático respectivamente, y que uno lamenta el poco partido que acá le sacan con un personaje tan unidimensional.

Una de las cosas que se agradecen de la película es que lo romántico tiene muy poca presencia en la misma, la historia se centra en los estudios de Larry y los amigos que va haciendo. Y de allí surge otra de las cosas que agradezco: La historia se aleja del cliché gringo de las universidades, que parecen ser una fiesta de fraternidad constante con bromas estúpidas, hectolitros de cerveza y bombas de sostenes, o el otro extremo, un lugar solemne plagado de tipos que nacieron con una toga y un birrete. No, acá la visión de la universidad es bastante templada, donde el protagonista amplía su círculo social, carretea, lo pasa bien, pero además de eso estudia y le va bien.

Así, Larry se abre camino en el mundo intelectual y social, recordando un poco a su noventero personaje Forrest Gump, en donde, al igual que en este filme, Hanks triunfa en varias áreas a pesar de que al principio nadie dé un peso por sus capacidades. Lo mejor de todo es que el desarrollo de la trama sale de lo más natural, sin parecer calcada de otro lado, y con muchos secundarios cómicos que no molestan en lo absoluto, incluso caen bien, y un final feliz que no patea la guata. Tanto así, que incluso la mayor falla de la película es que la historia romántica es hasta prescindible, podría haberse quitado y la historia funcionaría igual. Y la verdad, siento como que faltaron más razones para que la pareja protagonista se enamorase, siendo que se conocían tan poco.

Aún así, la película es entretenida, una historia bien contada, pero insisto, no espere sorprenderse.

Por el Genial Felipe Tapia