La verdad es que este año el cine de terror está de luto. No hubo una sola película realmente asombrosa, que nos dejara los pelos de punta o que rompiera el molde y se convirtiera en el nuevo clásico del género. Hubo algunas más o menos dignas que lograron generar algo de miedo en el público y tener una propuesta medianamente original, por lo que las incluí en el ranking de las mejores películas de terror del 2015 (que tal vez debió haberse llamado “lo menos malo” en realidad), pero este año que termina es más bien para el olvido. Además tuvimos que lamentar la pérdida de uno de los maestros del género, Wes Craven.

Así las cosas, hacer una lista con las peores películas de terror del año no fue tan difícil. No les digo que no las vean, pues en gustos no hay nada escrito, pero al menos les sugiero que lo piensen antes de hacerlo, sino después de seguro se acordarán de mi.

“Exorcismo en el Vaticano” (The Vatican tapes”)

Está bien querer hacer una historia ambiciosa y grandilocuente, pero para eso debes tener los ingredientes necesarios, es decir, un buen guión, buenos actores, una potente banda sonora y en general todos los elementos que hacen una buena película, incluso con un bajo presupuesto. Aquí sin embargo el guión les quedó grande y lo que se supone debía provocar terror termina provocando risa e incredulidad. Una película con un final absurdo, y que además se llama “Exorcismo en el Vaticano” aunque prácticamente toda la trama transcurre en Estados Unidos. El nombre en inglés (que hace referencia a grabaciones en video de exorcismos que hay en el Vaticano) tampoco se justifica realmente.

“Resucitados” (“The Lazarus effect”)

Un grupo de médicos tratando de vencer a la muerte es la premisa que guía esta película. La idea no es original, ya que la hemos visto en otros filmes bastante mejores como “Línea mortal (1990). “Resucitados” es una película llena de lugares comunes e inconsistencias en el guión, en donde se mezclan forzosamente elementos científicos con religiosos. Para rematar, un personaje que es secundario durante el 90% de la cinta termina siendo protagonista hacia el final sin mayor explicación.

“Poltergeist” (remake 2015)

Muchas veces me he preguntado para qué existen los remakes. Hay algunos casos donde hay propuestas más o menos interesantes, o se intenta hacer un homenaje a la versión original. Sin embargo en la mayoría de los casos uno se queda con la sensación de que el remake solo se hace para ganar dinero con una “sandía calada”, pues es más fácil vender una película cuando nace de una idea probadamente exitosa. La mayoría de los remakes son bastante dignos, aunque pocas veces mejores que el original. En este caso el remake de “Poltergeist” es infinitamente inferior al clásico ochentero (escrito por Steven Spielberg). Tal vez lo más lamentable es que los personajes que eran icónicos (como Carol Anne o Tangina) en la primera, aquí son reemplazados por versiones que no pasan de ser una mala copia. La crítica de Daniel Bernal sobre esta cinta está disponible aquí.

“Eliminar amigo” (“Cybernatural”)

Voy a citar la crítica de Felipe Tapia que define muy bien lo que sucede con esta cinta: “debe tomarse como un experimento simpático, pero solo eso”. Esta película se toma de la moda de la redes sociales y crea una película donde vemos a los protagonistas sentados en sus computadoras, como si fuéramos parte de un chat múltiple con ellos. En este sentido se agradece la originalidad del formato, aunque ese es el único valor de la cinta. En el fondo, están todos los clichés de una cinta de terror juvenil de esas que hay cientos, con personajes esterotipados hasta decir basta y actuaciones para el olvido. Aquí puedes leer la crítica completa de Felipe.