De vez en cuando la televisión nos brinda productos que trascienden, series que no solo son entretenidas, sino que logran una profundidad y una complicidad con el espectador que se da pocas veces. Guiones vertiginosos (como “24” o “Breaking bad”) y personajes inolvidables (“Dr House”, “Sherlock”), nos llevan a estar horas frente a la pantalla, momentos en los cuales recuerdo que la TV también es una droga que nos hipnotiza y captura sin piedad.

“Mr Robot” es la nueva serie que está causando furor en Estados Unidos, aunque en Latinoamérica aún no es tan conocida porque no se transmite por ningún canal de cable local. Recién en noviembre llegará a través de las pantallas de Space.

Hecha la introducción, vamos a la pregunta con la que titulo este artículo: ¿Es la mejor serie de este 2015? A juicio de este columnista sí, pues tiene todos los elementos para serlo y mucho más, porque “Mr. Robot” es en varios aspectos una serie además, exquisitamente innovadora. Pero vamos por parte.

La historia

El protagonista es Elliot, un joven callado y antisocial, que en el día trabaja en una empresa de seguridad informática y por la noche se dedica a hackear personas e instituciones. Elliot es, en términos generales, una buena persona, aunque al ser intelectualmente brillante tiende a despreciar a los demás, en especial a aquellos que además de “idiotas”, le hacen daño a los otros.

Elliot lleva una vida relativamente tranquila, entendiendo esto dentro de los parámetros de normalidad que puede vivir un genio solitario. De noche se dedica a ser un justiciero virtual mientras de día trabaja o visita a su psicóloga intentando entenderse a sí mismo, aun cuando en el fondo no confía en las habilidades de su terapeuta para sanarlo.

En medio de esta rutina aparece Mr robot, un experimentado hacker que le ofrece a Elliot la oportunidad de unirse a su grupo de hábiles hackers (en una evidente alusión a Anonymus), y derribar a E Corp, la empresa más grande del mundo, dueña de cientos de otras compañías y de las cuentas bancarias de millones de personas en el mundo. E Corp (o Evil Corp como se le llama en la serie), representa al sistema que nos oprime, al capitalismo más feroz, y a este hacker amante de la justicia se le presenta la posibilidad de acabar con aquello que más odia y liberar al mundo de la opresión.

En muchas series hay implícita una crítica social, al sistema económico, a la esclavitud moderna. Son críticas generalmente veladas y que requieren de una segunda lectura para apreciarlas. En “Mr Robot” en cambio, la crítica al sistema es directa, con nombres y apellidos. Varios de los personajes se refieren en duros términos a varias empresas que existen en la realidad, aun cuando en la serie este sistema es representado por E Corp. Interesante que un canal de televisión se atreva a proponer tan directamente estos temas, a sabiendas de que la misma TV es parte del sistema que aquí se critica.

La propuesta audiovisual

A los estudiantes de cine, fotografía y diseño, se les enseña ciertas reglas de composición básicas, que generalmente se suelen respetar al momento de narrar una historia. Pocos son los realizadores que se salen de esta lógica y buscan encuadres atípicos y rupturistas. Esto porque la innovación en el lenguaje audiovisual no siempre es comprendida por el espectador (menos el masivo al que busca llegar la TV) y por lo mismo es demasiado arriesgado. Los creadores de “Mr robot” en cambio se la juegan por encuadres que rompen las reglas y que son parte importante de la narrativa; la cámara está puesta no solo para mostrar lo que sucede en la escena, sino que la acentúa e incluso a veces cuenta más de la historia que los mismos diálogos. Todo esto además de darle un aspecto único a la serie.

Los personajes y las actuaciones

El protagonista es Rami Malek, un joven actor a quien podemos recordar por ser el príncipe egipcio de la saga “Una noche en el museo”. Al recordar ese rol, pequeño y en una comedia, es difícil pensar que detrás hay un actor notable, que es capaz de lograr a este personaje complejo que, a pesar de ser incapaz de entenderse a sí mismo, entiende muy bien la sociedad en la que vivimos, y arriesgará todo por llevar a cabo una revolución a nivel mundial. El personaje de Elliot es, en muchos aspectos, una versión femenina de Lisbeth Salander, la inolvidable protagonista de “La chica del dragón tatuado” (o más bien de la saga literaria “Milenium”). Al igual que ella, Elliot es un hacker solitario e incomprendido, y que a pesar de despreciar a muchos seres humanos, odia las cosas injustas.

Además de lo que le ocurre directamente a Elliot, la trama nos cuenta lo que sucede con los personajes alrededor de él, cada uno con sus defectos y virtudes, cada uno con una historia que daría para una serie aparte. Desde el misterioso Mr robot (muy bien Christian Slater en este rol), pasando por Angela, cuya amistad con Elliot nace de la tragedia, hasta el atormentado Tyrell, uno de los ejecutivos de E Corp que estará dispuesto a muchas cosas para ascender.

La serie ya tiene confirmada una segunda temporada para el 2016. Por ahora no les voy a contar más detalles, solo los invito a verla y que después me comenten aquí mismo que les pareció.

Por Juan Carlos Berner

En Twitter: @jcbernerl