Este viernes 28 de agosto se da el vamos al estreno de la primera temporada de 10 episodios de “Narcos”, la nueva apuesta de Netflix, hecha por Gaumont International Television. La serie cuenta con un reparto internacional de primer nivel, conformado por actores de México, Colombia, Brasil, Argentina, Estados Unidos y Chile, incluyendo a Pedro Pascal (“Game of Thrones”), Luis Gnecco (“Profugos”) y Paulina García (“Gloria”).

“Narcos” está realizado casi en su totalidad en la zona de Medellín, Colombia y está basada en la historia real de los jefes de la droga de finales de los ochenta y el enfrentamiento con las autoridades, desarrollando un conflicto brutal y sangriento. “Detalla las fuerzas (jurídicas, políticas, policíacas, militares y civiles) que se enfrentan para controlar la cocaína, uno de los productos más valiosos del mundo”. Asimismo, al menos en esta primera temporada, muestra una nueva perspectiva de uno de los personajes más significativos de la historia del narcotráfico internacional: Pablo Escobar, interpretado esta vez por el actor brasileño Wagner Moura (“Elysium”).

En “Narcos”, Moura se reencuentra con su director en “Tropa de elite”, José Padilha, quien es además el productor executivo de la serie y director de los dos primeros episodios. “Queríamos hacer una serie que transcurriera en dos mundos diferentes, que fuera tan interesante para la audiencia estadounidense como para la latina”, expresó Padilha. “Y la única manera de hacerlo era mostrar la versión de la DEA”.

Steve Murphy (Boyd Holbrook, “Hatfields & McCoys”) es el agente de la DEA encargado de dar el paso inicial en la lucha contra la industria de la cocaína. Es quien aporta el punto de vista a la historia. “A través del relato de Steve, la audiencia se internará en el entramado que tejieron los agentes del orden, los políticos y los civiles, y cómo interactuaron a favor o en contra unos de otros”.

Cuando Murphy se traslada a Colombia, debe contar con el apoyo del agente de inteligencia Javier Peña, interpretado por Pedro Pascal, quien al igual que Holbrook, tuvo la oportunidad de conocer a quien iba a interpretar. Ambos actores pudieron visitar la Academia de Entrenamiento de la DEA en Quantico, Virginia. “Pasaron un día en el campo de tiro, fueron a una cabina computarizada para disparar y recibieron lecciones para aprender a hacer redadas. Incluso una mañana hicieron entrenamiento físico con los aprendices”, explica el verdadero Steve Murphy.

El aporte de Paulina García y Luis Gnecco

La historia de Narcos, desde el minuto uno, hace referencia de cómo el golpe de estado en Chile de 1973 influyó en que uno de los personajes, Mateo “Cucaracha” Moreno (Luis Gnecco)  terminara contribuyendo al desarrollo del tráfico de cocaína en Colombia y terminara trabajando con el mismísimo Escobar.

Para Gnecco, la experiencia fue muy positiva tanto en lo personal como en lo profesional. “Lo bueno fue que tuve libertad para trabajar, hacer mi personaje más chileno. Yo estaba fascinado”.

Moreno no habla el castellano neutro escrito originalmente para la serie, sino el chileno de la calle lleno de garabatos. Eso fue una consecuencia de una audacia del actor quien propuso una coherencia con el origen de estrato bajo y delictual de su personaje. “Para mi fue un experimento ver cómo iba a sonar ese acento en medio de todos los acentos colombianos, y ellos (la producción) estuvieron muy de acuerdo”. Gnecco reconoce que fue un trabajo espontáneo generado dentro del set, situación que contradijo su percepción de las producciones Hollywoodenses. “Honestamente uno piensa que las producciones americanas son súper estructuradas. Y sí tienen estructurada la historia hacia delante y tal, pero hay espacio y capacidad de juego”.

Luis Gnecco asumía que su aparición de menor tiempo de pantalla, en términos generales, iba a significar un personaje “pequeño”. Sin embargo, ese pensamiento fue rápidamente corregido por el director. “Padilha me vio como triste, me dijo ‘no te preocupes, tu personaje es muy importante’ ‘¿Sí tu crees?’, y efectivamente (y esto es lo serio de la cuestión) se trabajó como que el personaje fuera, muy, muy, muy importante. Y eso te habla de que cómo yo (y hay 25 o 40 personajes que desfilan en esta serie, los personajes estables son pocos), cómo todos los personajes se trabajan de manera muy seria. A mi, de verdad, me hicieron sentir como protagónico el primer capítulo y para todos los personajes que entran y salen es el mismo trato. No hay personajes chicos, Todos importan en la historia y eso te habla de un guión muy bien escrito”, señala.

Paulina García y Luis Gneco en el lanzamiento de la serie en Chile.

Paulina García y Luis Gneco en el lanzamiento de la serie en Chile.

Por su parte, Paulina García, quien interpreta a Hermilda Gaviria, la madre de Pablo Escobar, destacó no solo al equipo técnico en su dimensión humana y profesional, sino también en el desempeño de sus compañeros actores, experiencia que calificó de “alucinante” por la categoría y la diversidad cultural. “La oportunidad de trabajar con actores de otras latitudes te mantiene en un estado de alerta. Además todos tratando de hacer bien el acento, lo que es difícil para unos más que para otros, pero nos costó bastante. Y todos tratando de mantener cierto nivel. Interesante es saber que los actores son todos iguales en todo el planeta. La mayoría de ellos, Wagner mismo (Pablo Escobar) es un actor formado, nacido y criado en el teatro y eso también nos daba la plataforma común, que mantenía un poco las mismas ansiedades y las mismas inseguridades, y nos enfrentábamos a los mismos desafíos. Fue un trabajo muy entretenido para mi, muy cercano. Aunque era una producción enorme, los directores, tanto José Padilha, como Fernando Coimbra, brasileros y Andi Baiz, Colombiano, hicieron de cada una de esas jornadas de filmación un trabajo súper entretenido e interesante”

Sobre su personaje, García comenta que su preparación la llevó a investigar mucho sobre el contexto histórico violento de las guerrillas Colombianas y cómo ello influyó en el comportamiento de una profesora normalista que debió sacar adelante a siete hijos “con una mano delante y otra atrás”. “El único lugar en donde uno puede enfrentar un personaje así es en el que ella cree que está haciendo lo correcto y lo está haciendo por sus hijos. Eso es lo que ella postula”. García tuvo acceso al escaso material documental existente donde aparece Gaviria, un personaje que ella retrata sin prejuicios. “No se puede hacer un juicio al personaje. Es lo que a ella le tocó vivir”, enfatiza.

Trabajando en Netflix

Para Paulina García la plataforma como la que ofrece Netflix ha significado una revolución de consumo de contenidos para el espectador pero, al mismo tiempo, se ha convertido en un panorama nuevo y prometedor para el actor. “Creo que para nosotros como actores se abren miles de posibilidades que recién estamos empezando a verlas”. “Rápidamente nos hemos adaptado al cambio, yo consumo, básicamente los que Netflix o la web me da. Televisión abierta, prácticamente no la veo. Salvo por las noticias, si es que veo las noticias, porque también la web me da la posibilidad de leerlas y de bajar en Youtube lo que alguien dijo, y luego quiero ver si lo dijo, o la declaración o el testimonio o lo que sea. Creo que eso cambió y para mi, como actriz, sólo veo oportunidades”, concluye García.

Por su parte Luis Gnecco opina que el tener a disposición la totalidad de capítulos en una plataforma no cambia las cosas, pues si bien hay gente que lo prefiere así, también existen quienes, como él, prefieren estiran la experiencia como si se tratase de una emisión episódica y “de ese modo mantener el misterio”. “Eso como público. Ahora como actor, los episodios ya están hechos. Verte ahí en todo el arco del personaje es incluso mucho más atractivo. A mi personalmente me gusta eso. Si tú, como actor, quisieras chequear tu trabajo de principio a fin, es mucho más atractivo tener la posibilidad de hacerlo”, señala.

© Hugo Díaz

En Twitter: @ElHugo