Para ver en Netflix: “Raising Hope”, o el absurdo en nosotros mismos

“Raising Hope” (o “Hope” en gringolandia y “Reisin jop” en chilito) es una serie creada por Greg García (de “My name is Earl”) que está pasando inadvertida por los usuarios de Netflix. Cuántas veces pasé por encima de su foto y pensé “no creo que sea buena”, porque es más cómodo quedarse con lo que está de moda, con lo famoso o lo típico. Qué fácil es juzgar un libro por su portada y esta serie, no es la excepción. A primera vista, no se entiende mucho esta mezcla de actores famosos y otros completamente desconocidos. Cuando vi las fotos en la previsualización de Netflix, recordé a la querida abuelita de los “The Beverly Hillbillies” (“Los Beverly ricos”) o la misteriosa Frau Blücher de la increíble (y clásica) película “Young Frankenstein” (“Joven Frankenstein), la genial Cloris Leachman, que hace el papel de Maw Maw, la matriarca de la familia Chance. Confieso que verla en el reparto, llamó profundamente mi atención.

Puse el primer capítulo y no pude parar. Vi la mayoría de la primera temporada en un día y parecía una adicción tipo metanfetamina Heisenberg. Esta serie posee atributos completamente inadaptados a su época. Si bien está considerada como “vieja” (qué queda para uno), ya que su primer capítulo se emitió en el 2010, las series que comenzaron por esos tiempos eran más bien “extrañas”, es decir, que no tenían que ver con lo cotidiano y los lugares comunes que tanto aburren. Recordemos que en esa misma época comenzó “The Walking Dead” y “Sherlock”, posicionándose como series de taquilla casi inmediatamente. Pero “Raising Hope” pasó “piola”, nadie se detuvo a ver de qué se trataba y mucho menos, entendió que era una comedia absurda. Y en el marco de esa calificación es que la rescato en este artículo. Podría asegurar que desde el primer capítulo en adelante, se nota una asombrosa naturalidad en esta diversidad de actores –desconocidos y conocidos—metidos en una casa y tratando de criar a Hope, la hija del protagonista Jimmy Chance (Lucas Neff). Pero no sólo es Hope la que debe ser cuidada; Maw Maw (Cloris Leachman) hace el papel de la viejita loca, de la señora mayor con demencia senil que habla tonteras y nadie entiende. De hecho, si a usted no le parece “repugnante” (qué horrible ocupar esta palabra), podrá ver por lo menos unos 10 capítulos donde ella sale desnuda o semidesnuda. Es increíble pensar en todo el material que puedes obtener al observar fijamente a una familia; el creador hace una mirada hacia dentro, a lo más loco y tonto de nuestras vidas cotidianas, en una sociedad en que lo extraño, lo freak, lo fuera de lo común es lo que la “lleva”. Esta serie lo logra, pues consigue hacernos reír en cada capítulo con extrañas obsesiones, con problemas económicos, con una abuela que cuando se baña en la tina debe comer y no recuerda dónde está parada, un padre soltero y unos abuelos infantiles. Toda esta mezcla se reúne en torno al humor negro, a la comedia de situación un poquito más elevada que un golpe en la entrepierna de Adam Sandler. Incluso me hace recordar con nostalgia a Monty Phyton (obviamente, nunca va a alcanzar al maestro), sin embargo, posee diálogos incongruentes, silencios incómodos hasta para los espectadores y locuras muy familiares, esas que se mueven dentro de las cuatro paredes y que solamente a nosotros nos causan gracia. Es una obra de familia, en el sentido tradicional. Los diálogos son livianos, pero esconden verdades absolutas. Creo que ése es uno de los más grandes méritos que puede tener, ya que mediante esta “pantalla” de aparente normalidad, están ocultos problemas sociales/económicos/culturales que no se alejan tanto de la realidad chilena…incluso podría afirmar (así, un poco insegura) que la ropa está tendida: Jimmy, Burt y Virginia Chance son creaciones reales y escalofriantemente vanguardistas.

Pero paremos el bla bla, ve que me voy en “volá”. Resumamos entonces: “Raising Hope” es un DEBER como sociedad (bueno, nunca tanto). Tachemos entonces… “Raising Hope” es un deber como sociedad  una serie que lo identificará como ser humano. Quizás recordará los 90’s y cuando se juntaba con su loca familia. Por ejemplo, puede ver esta pequeña escena que ejemplificará lo que le cuento:

Por eso, atrévase y vea “Raising Hope”. Le va a alegrar los fines de semana y se va a ver reflejado en cada uno de estos excéntricos personajes. Pero OJO…como dije en un principio, esta serie no fue tomada en cuenta ni en su época, ni cuando se emitió el último capítulo el año 2014, por lo que fue cercenada en la cuarta temporada, dejando a sus fanáticos (me incluyo) con gusto a poco, con ganas de más. Sin embargo, hágalo. Dedique el tiempo a disfrutar de esta trastornada familia y termine con la frente en alto, porque la disfrutó y se rió de idioteces que usted mismo hace. Y si no le gusta, le devuelvo su dinero (?).

He dicho, palabra de Gringa.

2 thoughts on “Para ver en Netflix: “Raising Hope”, o el absurdo en nosotros mismos

  1. Yo veía esa serie! La daban en un canal del cable y si que es buenísima. Depsues ya no la daban y en internet fue imposible encontrarla, así que es excelente noticia que este en netflix. Muchas gracias!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *