No sabrá tanto de tecnología como Iron Man, o no será tan fuerte como Thor, pero el Capitán América posee cualidades únicas que lo convierten en el ícono patriótico del Universo Marvel y el indiscutido líder de The Avengers: Los Vengadores.

Creado por los artistas Joe Simon y Jack Kirby durante la fuerte tensión generada con el ingreso de Estados Unidos a la Segunda Guerra Mundial, el Capitán América fue el primero de una nueva generación de superhéroes: un soldado y un portador viviente de la bandera de su país, dotado de habilidades que lo elevaron a la cima de la perfección humana.

Pensado como el representante de la súper poderosa respuesta de los Aliados contra las fuerzas del Eje en el mencionado conflicto mundial, en años posteriores se convirtió en el núcleo del equipo de superhéroes de Marvel, The Avengers: Los Vengadores. Nada mal para un chico llamado Steve Rogers, nacido en el este de Nueva York durante la Gran Depresión.

“Él es el adhesivo que unifica al grupo”, explica el artista Steve Epting, quien ha dibujado los cómics de “The Avengers: Los Vengadores” y del “Capitán América”. “The Avengers: Los Vengadores son un grupo de elite y el Capitán, más de lo que todos suponen, personifica eso”.

A pesar de haberse unido al equipo recién a partir de la cuarta entrega de “The Avengers: Los Vengadores”, en 1964, este héroe se convirtió rápidamente en la parte arquetípica del grupo y se lo consideró entonces un miembro de la trinidad principal –junto con Iron Man y Thor- que hace funcionar al resto del clan.

“Los primeros The Avengers: Los Vengadores eran un grupo bastante dispar”, apunta Tom Brevoort, vicepresidente sénior de Publicaciones y editor ejecutivo de Marvel. “Tanto es así que creamos toda una serie acerca de lo desiguales que eran, llamada “Avengers: Earth’s Mightiest Heroes” (The Avengers: Los Vengadores, los héroes más poderosos de la Tierra), realizada por Joey Casey y Scott Kolins hace años. Nadie pensaría que hay mucho en común entre un dios asgardiano, un arrasador monstruo y un genio de la industria. Así que, lo primero que el Capitán América les aportó fue un centro, alguien en torno al cual todo el resto de los personajes podía funcionar. Y cuando Stan Lee, intentando simplificar el Universo Marvel, comenzó a escribir libros más sencillos y con menos personajes, el Capitán América quedó. En ese momento se convirtió realmente en la personificación del equipo y trajo nuevos reclutas -como Hawkeye, Quicksilver y Scarlet Witch-. Él fue quien mantuvo la llama encendida”.

El veterano escritor de “Capitán América”, Mark Waid, ilustra la importancia de este súper soldado para el equipo desde un ángulo diferente, resaltando cómo el grupo también fue clave para el Capitán en sus comienzos. “Si uno hace memoria, el Capitán América fue el primero en unirse al clan sin haber tenido un libro de su propia serie hasta el momento. En el único sitio donde se lo podía encontrar era en los cómics “The Avengers: Los Vengadores”, por eso se convirtieron en su propio libro, por decirlo de alguna manera. Y al agregar su habilidad natural de líder a un equipo que había rotado bastante de jefes, se convirtió en el cabecilla ideal”.

Tal como se ha visto, tanto en los cómics como en su exitosa película de 2011, el Capitán América pasó rápidamente de soldado a líder y, entre The Avengers: Los Vengadores, se destacó al punto de convertirse en parámetro para calificar a otros grupos de superhéroes.

“De una manera muy real, el Capitán es el líder por excelencia del clan, ése al que todos los demás personajes y creadores se esfuerzan por estimular en sus propios títulos”, dice Brevoort. “Creo que es por el hecho de que no es la persona más poderosa en su entorno y, sin embargo, puede estar a la altura de cualquiera sin flaquear jamás. Eso genera respeto. Es también un soldado que peleó en el frente, dio órdenes desde el corazón de la guerra, no desde atrás. Debido a todos sus conflictos internos, cuando él se enfrente a la acción no está lleno de dudas. Instintivamente hace el trabajo y lleva adelante su misión, obedeciendo a la vez su propio código de conducta. Así que, él es un tipo duro, pero representa a algo superior”

Los cómics han mostrado grupos de superhéroes dirigidos de diferentes maneras, desde la influencia externa del Profesor X en los primeros ejemplares de “Uncanny X-Men” hasta el liderazgo de Iron Man durante la ausencia del Capitán América hace algunos años. Pero el Capitán tiene un enfoque único que parece unir y motivar a cualquier grupo de personas.

“Él es un tipo que lidera tropas; es quien los lleva cuesta arriba y los saca de los refugios para enfrentar al enemigo, sin importar lo escalofriante que esto pueda ser”, explica Steve Englehart, cuya participación en este personaje durante la década del 70 ayudó a redefinirlo para una generación más moderna. “Él tiene esa clase de personalidad que dice ‘tengo trabajo para hacer’ y lo hace. Él se hace cargo de las cosas por naturaleza, mientras que otros personajes, como Iron Man o Thor, podrán ser líderes pero no tienen la misma habilidad innata que Steve Rogers posee”.

El Capitán América es admirado como una persona que inspira confianza como también por ser alguien con décadas de experiencia. Creado en 1941, este personaje es uno de los héroes más antiguos de Marvel, superando por casi dos décadas a sus compañeros de The Avengers: Los Vengadores. Miembro de lo que el periodista de la TV estadounidense Tom Brokaw bautizó como “La más grande generación de Estados Unidos”, él ha sido capaz de mantenerse a través del paso del tiempo y no ser considerado pese a su longevidad. Y hay un motivo para ello.

“Stan Lee resolvió su regreso enfatizando que el Capitán es un hombre ‘fuera de tiempo’”, comenta Brevoort, aludiendo a la criogenización que sufriera el personaje durante varias décadas luego de la Segunda Guerra Mundial. “Entonces, desde el comienzo de la era Marvel, el Capitán lidió con los caprichos del mundo moderno y su lugar en éste, algo que lo hizo de fácil identificación con la gente como individuo, no sólo como un ícono. Además, él siguió adaptándose conforme los cambios y las épocas. Mientras que su esencia permanece intacta, el mundo de hoy no es exactamente el de una década atrás, o dos décadas antes. Para  él no se trata únicamente de defender a su país en una época determinada, sino de la promesa y el potencial de su tierra, la versión idealizada y la mejor de lo que su país podría ser. Es como él mismo dice en una línea de un cómic escrito por Frank Miller: “No soy leal a nada, mi General, excepto a mis sueños”.

Esa sólida creencia en su país se expuso al máximo en la taquillera película de 2011 Capitán América: el primer vengador, una de las entregas de la saga de Marvel que continuará con el inminente estreno de THE AVENGERS: LOS VENGADORES.

“Su representación en ese film fue genial”, dice Waid con la mayor naturalidad. “Lo mostró un poco menos avezado que lo que los fanáticos de sus cómics estamos acostumbrados a ver, pero eso es bueno. Nosotros tendemos a ver al Capitán como un viejo estadista porque él es tan sabio, aunque su versión de la película es más comparable a sus comienzos en la era Marvel. Tal como se muestra en la historia, en ese momento él no es el personaje al que naturalmente se acude cuando se piensa en un líder. Es más un soldado que un general en esa instancia”.

Si su longevidad en los cómics dice algo, los realizadores de Capitán América: el primer vengador tienen mucho material para pensar en secuelas. Tanto como parte de un equipo como en solitario, el personaje tiene una serie de tramas clásicas construidas a través de las décadas y hasta la actualidad. Mark Waid escribió 50 ediciones del personaje desde 1995 hasta hoy y, cuando se le pregunta qué cuestiones han marcado su visión del Capitán América, él se remite a la fuente.

“Más allá de la evidente serie de 10 entregas de Joe Simon y Jack Kirby, que llevó a la primera serie grande en 1941, lo que siempre me ha influenciado como lector es la obra de Steve Englehart”, revela Waid. “Él fue capaz de insertar al personaje en el particular concepto de la cultura americana. Trató de llevar las luchas del mundo de hoy a un escenario sociopolítico muy importante. Antes de Englehart, generalmente las historias del Capitán América podían ser de cualquier personaje. Él fue el primero en exponer lo que convirtió al Capitán en alguien tan especial, su conexión con el ‘sueño americano’ y el espíritu de Estados Unidos”.

Como editor, Tom Brevoort marcó la dirección del Capitán América durante años y utilizó sus grandes conocimientos del pasado del personaje para informar a los creadores acerca de cómo pensar su futuro.

“No sé si puedo resumir esto en dos o tres períodos. El Capitán América se ha adaptado a cada década en la que ha sido publicado”, explica Brevoort. “Así haya sido el personaje que peleaba contra los nazi en los años 40, el hombre ‘fuera de tiempo’ en los 60, el de la búsqueda interior en los 70 o el reflexivo Capitán de comienzos del nuevo siglo, posterior al 11 de septiembre de 2001. Todos ellos tienen algo válido para decir acerca del personaje y su naturaleza”.

Cuando se piensa en el futuro de este personaje en los cómics, la imagen es vibrante y contiene no sólo series en solitario sino como parte de The Avengers: Los Vengadores. Brevoort promete que, en 2012, Capitán América regresará a sus raíces.

“Sus fanáticos pueden esperar un regreso del Capitán como héroe de acción”, revela el editor. “Durante los últimos años, hemos visto mucho de Steve como un general. En los próximos meses veremos al Capitán de regreso a la acción en el frente de combate, con un rol activo en la resolución de problemas y el desarrollo de misiones especiales”.

Así sea en cómics, en la pantalla grande o en sus aventuras de televisión, el Capitán América sigue siendo un superhéroe y un centinela de la libertad, no sólo en Estados Unidos sino en el mundo y más allá.

©Por Chris Arrant