La exitosa primera temporada de la serie “Mr. Robot” cosechó gigantescas expectativas que tienen el deber de cumplirse este año, y para ello se lanzó un episodio 0 que es una mezcla entre documental y making off que explica el trasfondo ideológico de la historia, lo sitúa en el contexto cultural y político actual y aclara dudas sobre algunos personajes.

La primera temporada dispuso el escenario social y especificó los objetivos de la organización ciber anarquista FSociety, desarrollando la ideología y filosofía tras su causa, pero también construyendo a los personajes. En esta ocasión, los primeros episodios se enfocan en la personalidad del protagonista Elliot, y del conflicto que se debate en su interior, entre el ciber terrorista Mr. Robot y su personalidad más pacífica y menos conflictiva.

El movimiento FSociety se encuentra desarticulado sin su líder, pero eso no le impide realizar un enorme golpe al sistema económico de E Corp, empujando a estos a tomar serias represalias, las que seguramente se dejarán ver en los episodios venideros. Como todo inicio de temporada, sus primeros episodios tienen por objetivo reagrupar personajes y subtramas que quedaron desperdigados la temporada anterior, pero sabemos que se avecina algo gordo, y como todo conflicto esquizoide, es seguro que Mr. Robot volverá como el alter ego invencible que es, ya que, como Heisenberg o Hulk, es imposible para el protagonista contenerlo para siempre.

Sin duda constituye un desafío para toda serie exitosa seguir cosechando el interés, no desinflarse tras el éxito inicial como le ha pasado a muchas series, por lo que esta segunda temporada será crucial, y estos episodios marcarán la diferencia entre avivar la llama del interés o apagarla. Según su servidor, la clave es relacionar la trama con los eventos que nos suceden a nosotros en el mundo real, un mundo donde somos esclavos con la falsa ilusión de ser libres, donde unos pocos manejan el destino económico de la mayoría. Mientras no se pierda el subtexto político y social de la serie, mientras el espíritu ciberpunk no ceda ante las subtramas amorosas o el relleno barato, creo que habrá “Mr. Robot” para rato miércale.

Por Felipe Tapia, el remedio perfecto para esa enfermedad que todavía no te da.