Antes pocos podían decir que llegaron a la edad de 90 años. Ahora no es tanta la gracia. Lo difícil es poder decir que llegaste a los 90 con una mochila de creatividad como la de Stan “The Man” Lee. Junto con Jack Kirby fueron los encargados de revivir a Timely comics a principios de los 90, y Dc comics se encontró con unos competidores que jamás habrían imaginado. Guionista y dibujante le otorgaron a la Marvel el epíteto de “La Casa de Las Ideas”. Se ha dicho mucho acerca de la real autoría de Lee en los personajes, sus atribuciones y derechos, y sus trabajos actuales, pero sin duda es una leyenda del comic de superhéroes, lo que le ha valido aparecer en cameos en la mayoría de las películas Marvel de la actualidad.

Cuando Timely Comics aún estaba en pañales, se dedicaban a experimentar indistintamente con comics de aventuras, terror, románticas, ciencia ficción, vaqueros, superhéroes, lo que sea que demandase el mercado juvenil. Jack Kirby en ese entonces ya era un experimentado, y se había labrado un nombre con su personaje de los Cuarenta, El Capitán América. Viendo el éxito que estaba teniendo DC con sus superhéroes, se le pidió a la dupla que crease los suyos propios. Así nacieron en el 61, “Los Cuatro Fantásticos”. Posteriormente, se irían añadiendo a la lista “Thor”, “Iron Man”, “Spiderman”, “Hulk”, “El Hombre Hormiga”, “Daredevil” “Dr. Strange”, y muchos otros. Aún está vigente la discusión acerca de si la idea original fue los “X-Men” o la “Doom Patrol” de DC. Ambos grupos estaban compuestos por seres rechazados y no ovacionados como los superhéroes convencionales, los comandaba un tipo en silla de ruedas, y sus archienemigos se llamaban “The Brotherhood of Evil Mutants” y “Te Brotherhood of Evil”, respectivamente. Pero como salieron casi al mismo tiempo, nunca se pudo dilucidad del todo quién plagió a quién. Algunos atribuyen parte de la creatividad a la coautoría de Jack Kirby. Por ejemplo, fue él quien ideó la Sala del Peligro de los “X-Men”, donde entrenaban, o a Silver Surfer, el heraldo de Galactus y enemigo de Los Cuatro Fantásticos, que pronto pasaría a unirse a los chicos buenos y tener su propia revista. Como sea, hasta ahora, todos los títulos Marvel deben tener la leyenda “Stan Lee Presents” al inicio.

Luego del exitazo de Los Vengadores, Marvel fue capaz de competir codo a codo con el Titán de DC. Se dice que el verdadero valor agregado de Stan Lee, más allá de sus personajes, fue el establecer un lazo con los lectores, construir unas relaciones públicas que humanizó a la corporación, con ideas como el correo de los lectores, hablarles en segunda persona a estos en sus comics, e incluso aparecer él mismo como personaje a veces, junto con el dibujante Jack. Así, The Man pasó a convertirse en leyenda.  Suya fue la idea de bautizar a sus personajes con la misma inicial para el nombre y el apellido: Peter Parker, Scott Summers, Bruce Banner, Warren Worthington, técnica que reproducirían los de DC para algunas de sus creaciones, como Guy Gardner, por ejemplo.

Si los personajes de DC obtenían sus dones de elementos externos o ya los tenían incorporados (Superman nació poderoso, Wonder Woman También, Aquaman también nació así, Green Lantern obtuvo sus habilidades de una anillo), los personajes de Stan Lee debían sus poderes a accidentes involucrados con la radioactividad, por eso siempre estaba presente el elemento de la ciencia. Hulk, Spiderman, Daredevil, habían sufrido accidentes, manifestando el don como una maldición al mismo tiempo. Incluso los X-Men tenían el componente genético en su origen. Thor también fue producto de un accidente, aunque más místico que científico. Esa característica le dio a Marvel un sello bastante distintivo con respecto a DC. Además, los personajes de Stan Lee eran más humanos, propensos a equivocarse, con defectos, a diferencia de los divinos y perfectos  héroes de DC. Vivían en un mundo más realista, con drogas, corrupción, racismo y guerras, y no siempre gozaban de la popularidad de La Liga de La Justicia.

Los primeros comics de Lee y kirby estaban plagados de subtextos anticomunistas, machistas y xenófobos, hay que decirlo. Los malos siempre eran los rusos (Algunos villanos venían de La Unión Soviética y tenían nombres como “El fantasma Rojo”  o “Dínamo Rojo”), y las mujeres siempre cumplían un rol más apocado o de dama en desgracia, como es el caso de La Mujer Invisible de “Los Cuatro Fantásticos”, La Avispa de “Los Vengadores”  o Jean Grey  de los X-Men (Llamada Marvel Girl en los 60).

Su legado le permitió seguir figurando en el mundillo de los comics, en ocasiones de forma digna, y a veces como un viejito gagá. En un capítulo de los Simpsons se le caricaturiza como un tipo obsesionado con sus viejas glorias y sin nada más que hacer que darle problemas al dueño de la tienda de comics “El Calabozo del Androide”. En The Big Bang Theory, tuvo que soportar los acosos del insoportable fan Sheldon Cooper.

A Principios del 2000 salieron a la luz algunos descabellados proyectos, sin mucho éxito y que daban cuenta del agotamiento de creatividad, algo bastante comprensible a su edad. Había creado suficientes personajes como para echarse a dormir. El más extraño fue Stanleemedia, tres series web tituladas El Séptimo Portal, El Acusador y Drifter El. Repletos de la ingenuidad de los 60 pero sazonados con elementos tecnológicos de ahora, las series no gozaron de mucho éxito, y a pesar de haber ganado el premio al mejor portal de entretenimiento con su proyecto, los nuevos monos de The Man no pudieron hacerle sombra a los viejitos, ahora en manos de autores actuales.

DC Comics intentó impregnarse de la popularidad del viejito y sacó una línea de orígenes alternativos de sus personajes más famosos, antecedidos por la frase “Just Imagine Stan Lee creating Superman, Wonder Woman, Batman, Aquaman, Green Lantern, etc.” Pero la crítica no fue amable y a los fans de DC no vieron con buenos ojos eso de que la competencia manosease sus ídolos.

Otro extraño proyecto en el que el patriarca estuvo involucrado fue la participación del reality show “Who wants to be a Superhero”, en el que los participantes competían para cumplir el sueño de ser un superhéroe. También apareció en Comic Book: The Movie, película dirigida por Mark HamilL ¿Quién es ese? Luke Skywalker po. Aaah, sí lo cacho. Uno de sus más interesantes proyectos fue la serie que estelarizó: “Stan Lee’s Superhumans”, en la que se mostraba a personas reales con extraordinarios talentos que le separan del humano promedio.

En las series animadas de Marvel muchas veces trabajó como presentador y voz en Off, incluso al final de la serie animada de los 90 de Spiderman aparece como un personaje, que le revela al Trepamuros  que es su creador.

Pero lejos por lo que más lo conocen las nuevas generaciones, es por los cameos que ha realizado en la mayoría de las películas de Marvel. Salvo “X-Men: First Class”, en la que no pudo salir por un problema de salud y mucha distancia con el lugar de la filmación, nunca falta la aparición del abuelito de los Superhéroes en las películas. Incluso en “Fantastic Four” interpreta a un conocido personaje de la historieta: El cartero Mr. Lumpink (Cuyo poder era mover las orejas, pero aun así Reed Richards no le permitió estar en el súper grupo). Algunos dicen que Stan Lee  se está sobreexplotando. Otros dicen que por su necesidad de salir en pantalla está acabando con su dignidad. Algunos lo acusan de demencia senil. Pero a los 90, yo ya quisiera estar participando en programas sobre superhéroes o haciendo cameos en películas de Marvel. Ni siquiera sé si llegaré a los 90 años. Así que dele nomás, Stan The Man. ¡Feliz cumpleaños!

Acá les dejamos unos videos con sus cameos en las películas Marvel:

 

Por el Genial Felipe Tapia

Imagen principal sacada de www.wikipedia.org