Los que tenemos entre 30 y 40 años y somos asiduos al séptimo arte, sin duda que cuando niños alucinamos con las películas de Steven Spielberg sobre extraterrestres, historias narradas con excepcional maestría, y que nos presentaban una visión un tanto diferente a la que el cine nos tenía acostumbrados hasta ese minuto. En el cine de Spielberg, los extraterrestres eran seres luminosos que venían en paz al mundo, y los protagonistas de estas historias eran niños, algo también inusual en las películas hasta esa época. “Súper 8” es de alguna forma una vuelta a ese cine, de los años 80, protagonizado por niños valientes y de gran corazón, en un ambiente lleno de sucesos extraordinarios.

Sobre la historia, está ambientada a finales de los años 70, en Estados Unidos obviamente (más o menos la misma época de ET). Un grupo de niños está tratando de hacer un cortometraje de zombies para un concurso local. La filmación se hace con una pequeña cámara de cine de Súper 8 milímetros (de ahí el nombre del filme). Cuando se encuentran haciendo una de las escenas más importantes del cortometraje, hay un terrible accidente de un tren, y mientras los chicos huyen, la pequeña cámara se queda filmando el accidente, cosa que los niños verán cuando revelen el material de la cámara. Al revisar el material filmado, los niños descubrirán por qué el accidente fue tan espectacular y sabrán qué es lo quela Fuerza aérea trata de encubrir. Y ya les he contado demasiado, no es necesario arruinar la sorpresa.

De la mano de quien se suele decir es el gran sucesor de Spielberg, por su manera de hacer películas, o más conocido por ser el creador de la serie “Lost”, J.J. Abrams, “Súper 8”es una suerte de homenaje a “ET” y “Encuentros cercanos del tercer tipo”. Tanto es así, que la apuesta llega a ser arriesgada, ya que algunos sentirán que más que un tributo a ese cine, la película es un reciclaje de esos filmes ochenteros y podrían odiarla por la falta de originalidad.  

De hecho, los elementos más modernos en cuanto al diseño de arte, el ritmo del montaje, y el sentido de la acción (en lo que se refiere a escenas de explosiones y ese tipo de cosas) que por supuesto ha cambiado desde la década del ochenta, obedecen a la mano del hábil Abrams, y los que vieron “Cloverfield” se acordarán de esta película en varias secuencias.

Es un hecho también que en esta película hay varios elementos autobiográficos, ya que Steven Spielberg solía filmar películas en formato súper 8 desde que era muy niño, incluso con efectos especiales rudimentarios pero efectivos, entre los años 50 y 60. Es posible que muchas de las experiencias que viven los niños de  esta película estén motivadas por los recuerdos de infancia del llamado “Rey Midas” de Hollywood. Un niño amante del cine que gracias a ese amor, se convirtió en el gran cineasta que hoy conocemos.  

Protagonizada por Joel Courtney y Elle Fanning (hermana de la también precoz y talentosa Dakota), “Súper 8”es una película que podrían ir a ver los padres jóvenes con sus hijos, y ver cómo se cruzan, gracias al talento de Spielberg y Abrams, dos generaciones de cineastas con una misma forma de entender el cine.  Aunque algunos ya no lo encuentren muy original.

Por Juan Carlos Berner