A propósito del final de “American Horror Story: Asylum”. Tres películas de manicomios.

American-Horror-Story-AsylumSi no la has visto, atento con los dos primeros párrafos, hay spoilers.

Terminó la segunda temporada de esta serie. El hecho de que haya sido una historia totalmente distinta a la de la primera, permitió que uno se enganchase sin necesitar antecedentes. En lo personal me gusto más esta historia que la primera, cuyo final me dejó un sentimiento raro. Esta también dejó un par de cabitos sueltos, pero a lo mejor uno está demasiado acostumbrado a historias que funcionan como un  reloj en las que al final todo encaja, y no necesariamente tiene que ser así.

Me gustó esta serie porque comprendía todos los tipos de terror: el realista, encarnado en un clásico asesino en serie llamado Bloody Face; el sobrenatural y de ultratumba, a cargo de un demonio que poseyó a la angelical monjita; y el de ciencia ficción, cortesía de los extraterrestres. Las diferentes historias se fueron cerrando, aunque nunca supimos para qué cuernos querían los extraterrestres que Kit Walker esparciera su semilla, pero en fin.

Para no taparlos de spoilers ni comentar lo obvio, decidí en esta nota simplemente recordar unas tres películas de manicomios. No son las más representativas, las mejores o las más importantes, simplemente tres películas que me han agradado. Lo digo para que no aleguen que faltó esta, que cómo no mencioné esta otra, que por qué no me muero, etc. Si usted cree que hay una película indispensable de manicomios, lo invito a recomendarla en los comentarios, y así todos podremos verla, y esta página cumplirá su cometido de hacer mejores nuestras vidas y promover nuestra pasión por el audiovisual. Aquí vamos:

1-  “Atrapado sin Salida”: Jack Nicholson es un chico rebelde; y para evadir la cana, se hace pasar por loquito. Pero le sale el tiro por la culata, y se da cuenta de que la cárcel era mucho mejor, pues acá no tiene posibilidades de salir. Comienza a conocer y crear lazos con los otros cucú hasta que se convierte en el elemento problemático y disidente del grupo, lo que no le gustará a los que dirigen del recinto.

2-  “Sileni”: Película de Jan Svankmajer que retrata un manicomio en el que los orates se tomaron el poder, y el protagonista debe salvar del caos a la institución. El mensaje de fondo es un cuestionamiento a las nociones de cordura de nuestra civilización, dejando la interrogante de en manos de quién estaba peor el manicomio, de los loquitos o de los supuestamente cuerdos, a los que también les falta un tornillo.

3-  “I’m a Cyborg, but that’s ok”: Del Koreano Chan Wook Park, extraña historia en la que su protagonista, una chica que luego de traumáticos eventos, cree que es una cyborg, lo que la lleva a perforar su cuerpo para meterse cables o no comer porque cree que solo con una pila puede seguir funcionando. A causa de esto, su vida peligra, ya que se rehúsa a comer, pero alguien la amará tanto que encontrará una forma de alimentarla sin por ello destruir su fantasía.

Quizá no son las más indispensables, lo sé, pero al ver esta serie se me vinieron a la mente esas tres historias que me han gustado. Después de todo, yo podré ser buenmozo, simpático, elegante, pero ni por asomo soy una eminencia en cine. Por eso es que esta es una recomendación de un fan a otro fan. Saludos.

Felipe Tapia, crítico clasificado como F, Para toda la Familia.

Sígueme en Twitter: @janquing

One thought on “A propósito del final de “American Horror Story: Asylum”. Tres películas de manicomios.

  1. Yo no he visto la serie, pero recomiendo a quien le interese la película “Corredor sin retorno” de Samuel Fuller. Típico: un periodista que se hace pasar por enfermo para entrar en un manicomio y resolver un crimen (si somos tan metiches). ¡Saludos!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *