A pesar de los premios y reconocimientos que el cine chileno recibe a nivel mundial, lo cierto es que la taquilla no suele acompañar a las producciones nacionales aquí en el país. Las razones que esgrime el público son muchas: “que siempre son los mismos temas”, “que hay mucha grosería”, “que las películas son lentas y densas”, etc. Más allá de que muchas de estas cosas son prejuicios, sí es cierto que al público en su mayoría le encanta ir al cine para entretenerse antes que para reflexionar, y en Chile es complejo hacer películas de acción con efectos especiales o grandes producciones debido a los costos que esto implica.

“Pacto de fuga” es en ese sentido una cinta bastante arriesgada, que basándose en una increíble historia real, logra un extraordinario equilibrio entre una trama muy interesante e incluso actual, con excelentes escenas de acción que nada tienen que envidiarle a las producciones hollywoodenses.

La cinta cuenta la historia de 24 reos que planearon un escape desde la cárcel pública de Santiago (en plena dictadura) utilizando básicamente un par de destornilladores y unas cucharas como herramientas para hacer un túnel de 80 metros, y esconder toneladas de tierra dentro del mismo penal. Un hecho que fue muy comentado en la prensa a principios de los noventa y que pedía a gritos una adaptación cinematográfica.

Además del extraordinario diseño de producción, que nos hace sentirnos realmente dentro de una cárcel gracias a un sinfín de detalles realmente bien construidos, la cinta tiene un montaje ágil y dinámico, lo que acompañado de temas de artistas como Anita Tijoux y Jorge González, logra escenas realmente memorables, llenas de suspenso en los momentos de la fuga, y de emoción cuando se presentan las dificultades… que no son pocas.

Lo ágil de la trama, y este estilo de narración más “hollywoodense” que nos presenta el director David Albala, me hizo recordar en muchos momentos a la gran serie “Prison Break”, lo cual puede ser una buena referencia de lo que se encontrará el espectador que vaya a ver esta cinta.

Por otra parte, y a pesar de que en la promoción del filme destaca la figura de Benjamín Vicuña, es más bien un relato coral donde todos los personajes son más o menos igual de relevantes, habiendo varias subtramas que aportan mucho a la historia principal. No hay que olvidar que quienes planearon esta fuga eran prisioneros políticos, personas que jamás pensaron que estarían en la cárcel y que constantemente deben debatir entre salvarlos a todos y las posibilidades reales de escapar. De todas formas, no sorprende que el elenco formado por varios de los mejores actores de Chile (Roberto Farías, Amparo Noguera, Francisca Gavilán entre otros) desarrolle impecablemente cada papel.

De esta forma, “Pacto de fuga” es un excelente estreno chileno que hay que ver en el cine, y es una gran puntapié inicial en cuanto a las sorpresas que nos puede traer el cine nacional en 2020.

Por Juan Carlos Berner

Sígueme en @jcbernerl