Joan (Lesley Manville) y Tom (Liam Neeson) son un matrimonio adulto mayor -como se les denomina hoy en día- quienes viven solos, con un pasar económico estable, sin lujos ni necesidades, y quienes muchos años atrás tuvieron que sufrir el trauma de la pérdida de su hija adolescente. Mientras Joan es una mujer muy centrada y responsable, a Tom le gusta tomarse las cosas más a la ligera y siempre tiene la última palabra. Gozan de buena convivencia, ninguno trabaja y se tienen el uno al otro. Es cuando Joan acude a un centro médico para revisar lo que a simple tacto podía ser un quiste, el momento en que sus vidas cambiarán para siempre.

Esta es una joya visual con un gran tratamiento de la historia. Dirigida por el matrimonio Lisa Barros D’Sa y Glenn Leyburn, quienes han trabajado juntos en cada cinta que han producido y dirigido, “Ordinary Love” (2019) nos muestra a un Liam Neeson en otra faceta, otra de las tantas caras que tiene el multifacético actor británico. Dejando atrás el papel de hombre solitario que busca venganza -como lo hemos visto en tantas cintas-, en esta oportunidad hace el papel de un hombre maduro en una edad que, sin ser anciano, tiene solo a su esposa y ambos viven el uno para el otro. Un tanto machista, de mal genio, pero con un corazón enorme y mucho amor aún por dar, construye a un hombre cercano, que se ve duro por fuera pero que se derrumba en el instante que logra sacarse la coraza. Por su parte, Lesley Manville, quien es la protagonista de la cinta, en cinco minutos el espectador logra una total empatía con su personaje, una mujer de edad madura, cauta, silente, inteligente y con mucha clase, quien con todos los miedos y fantasmas de la pérdida humana que vivió tan de cerca años atrás, debe esperar los resultados de sus exámenes.

La historia está tan bien y elegantemente contada, que no cae en excesos ni dualidades. No es un drama que persigue ver el filme con pañuelo en mano, ni tampoco se describe como algo liviano, sino que lo muestra como es, un dolor que empieza lento y que se debe afrontar, con fuerzas y valentías que nuestros protagonistas buscan y tratan de encontrar constantemente, a veces con todo el amor del mundo, otras con las peleas que incluso pueden ser necesarias ya que sirven como válvula de escape.

Dentro de todo lo que compone la obra cinematográfica destaca la fotografía. Impecable largometraje en donde la imagen es el fuerte, con tomas preciosas en donde la paleta de colores funciona a la perfección. Cada color y tono tiene su significado y acompaña a las imágenes tan bien filmadas.

Otro punto alto es la banda sonora, melodías cadenciosas llenas de ansiedad que transportan al espectador en una combinación visual y sonora que roza la perfección.

Sin dudas que “Un Amor Extraordinario” es uno de los mejores estrenos de lo que va del año, por su sutileza, historia y grandes actuaciones.

La pueden ver online en el sitio Web de Cinemark https://www.cinemark.cl/cineonline.

Escrito por: ©Daniel Bernal

Sígueme en Twitter: @DanielBernalY