Siempre nos hemos preguntado qué sería del mundo real si viviéramos tramas sacadas de historietas, pues la producción española “Orígenes Secretos”, estrenada recientemente en Netflix, nos da una idea bastante cercana a la realidad.

Orígenes Secretos (basada en el libro homónimo de 2016), dirigida por David Galán Galindo (quien además también escribió el libro) narra la historia del inspector David Valentín, un amargado policía que llega a una ciudad donde están ocurriendo una serie de asesinatos. Sus aliados son el oficial retirado Cosme y su hijo Jorge, quien termina haciendo muchas veces de escudero, ayudando a resolver todos los misterios con sus conocimientos de cultura nerd. El último miembro del equipo es Norma, jefe del departamento, quien además es cosplayer, hace algunas veces de voz de conciencia y también, es el interés amoroso del inspector. Este equipo bien cliché, le llevará a un gracioso choque de culturas.

Impacto y comedia: todo en uno

La premisa general de Orígenes es que el asesino al que siguen, está replicando de forma sórdida cómo se crearon algunos personajes de cómic; como matar a un adolescente con una araña venenosa (Spiderman); llenar de esteroides a un profesor de física (Hulk); arrancarle el corazón a un traficante de armas (Iron Man); entre otras referencias.

Es una clara comedia negra, pero la puesta en escena te mete en una película tan fuerte a la vista como Seven (1995). Los crímenes mostrados en pantalla son muy explícitos y con efectos visuales bien logrados, sin nada que envidiarle a cualquier blockbuster reciente.

La fotografía te pone a pensar que estamos viendo una película seria y no una sátira. La música si bien es genial, a veces raya en
el efecto boom y el exagero dramático como propósito.

Orígenes no tan secretos

Es notable que a medida que avanza la película, logran incrementar paso a paso la química entre ellos y no se siente forzado el ritmo de la trama. Un punto en contra, es que sí se nota lo super forzado del estereotipo visual de cada personaje: El estirado y amargado protagonista vestido de punta en blanco, que ve todo mal en los nerds hasta que al final cambia; la modelo cosplayer
súper atractiva que, además, es jefe del departamento; y el nerd genio ermitaño con sobrepeso, que es dueño de una tienda de cómics y que se encargará de narrar en voz alta hasta la última referencia que hay en pantalla (para que el espectador lo vea (en caso que se le haya escapado).

El punto chueco del filme, lamentablemente, es lo cliché de los protagonistas. La trama está repleta de referencias a thrillers como “Seven” y “El Coleccionista de Huesos”, con muchas escenas “buddy-cop” a lo “Arma Mortal”, humor que fluye y no está forzado con calzador. A groso modo, una película fácil de digerir. Estemos claros que la trama también a ratos va a entrar en “modo cliché”, pero no exageran en su uso. Son 90 minutos que se pasan volando

No es necesario ser fan del mundo friki, ni erudito de la materia, para captar todos los chistes internos. Ya mencioné antes que les iban a ir explicando todo a medida que avanza la película. Con un tono que se pasea entre un thriller psicológico, humor negro y un final esperado, que se deja ver en la última media hora, claramente inspirado en Unbreakable de M. Night Shyamalan, “Orígenes Secretos” es recomendada para todo público.

Por Iván Izquierdo

Sígueme en instagram como: @Ivanypunto